Zumba fitness

Zumba fitness

La historia podría servir de perfecto ejemplo del sueño americano: inmigrante latino -colombiano, para más señas- sale de su país con destino a Estados Unidos. No conoce el idioma, pero encuentra trabajo dando clases de fitness. Un buen día se le ocurre improvisar una clase con ritmos latinos. El éxito es tal que acaba por dar forma a una coreografía propia pensada para todos los públicos. Lo bautiza como Zumba, se alía con un socio y comienza a promoverlo. Años después, el método se convierte en un fenómeno global: incondicionales por todo el mundo, una línea de ropa, 10 millones de DVD y seis millones de videojuegos vendidos. Aquel inmigrante, Alberto Pérez, Beto, es hoy venerado como un gurú.

"Zumba es la combinación de música, movimiento y ejercicio. Una fiesta". El que habla es Miguel Ángel, alicantino de 41 años al que el método de Beto ha cambiado la vida. Él es lo que en la jerga Zumba se conoce como ZIS, o lo que es lo mismo, un instructor autorizado para impartir el método. Por ello paga una cuota de 30 dólares al mes y recibe puntualmente un CD con música y nuevas coreografías. "Al principio lo vi como una americanada, pero cuando lo descubrí, me enganché", cuenta. Y con él, su entorno: Miguel cuenta con más de 500 alumnos en varios pueblos, donde el Zumba cuenta con una gran aceptación. Pero, ¿qué tiene el Zumba que tanto gusta?

"Los secretos del éxito del Zumba son varios: lo pueden hacer desde niños hasta ancianos", cuenta Miguel Ángel. "No existe la competitividad que hay en muchos gimnasios, pues su carácter es totalmente lúdico. Y sobre todo, genera muchísima positividad". Miriama, húngara de nacimiento aunque residente en Alicante, asiente. Sus clases de Zumba en Benidorm son un éxito. "No se puede describir: hay que vivirlo".

Esa positividad estuvo presente el pasado 25 de febrero en Londres. La Zumba International Conference reunió allí a instructores de todo el mundo y a unos 3.000 incondicionales, que bailaron al ritmo de Beto y los suyos en una fiesta colectiva en la que no faltaron las distintas modalidades de Zumba: desde Zumba Tonic, para tonificar los músculos, a Zumba Gold, para la tercera edad, pasando incluso por una modalidad de Zumba sentado, orientado a personas con movilidad reducida. Todos, eso sí, religiosamente ataviados con la colorida ropa de la firma. "Zumba es lo mejor que me ha pasado en la vida", cuenta Linnéa, una entusiasta y sudorosa joven sueca que conoció el método gracias al videojuego de Wii Zumba Fitness y que ha viajado a Londres con dos amigas.

Un trampolín al éxito

Muchos músicos han entendido el fenómeno y se han subido al carro, ya sea cediendo sus canciones o, como en el caso del rapero Pitbull, grabando un videoclip especial. Zumba sirve de trampolín también para artistas menos conocidos, como la cantante colombiana de reggaeton Mara, cuyas canciones se han popularizado en los gimnasios de medio mundo. "Zumba me va a ayudar a llegar a muchísima gente", cuenta Mara.

Y cuando se habla de muchísima gente es literal: la empresa ha crecido un 800% en los últimos tres años (curiosamente, los de mayor incidencia de la crisis), la página de Zumba en Facebook tiene más de tres millones y medio de seguidores, y cada 11 segundos se cita la palabra Zumba en las redes sociales. Desde hoy, prepárese para escucharla en cualquier parte. Bailar es opcional.

Próxima estación: Madrid

Quizá sea por nuestra afición a bailar, o quizá porque el fitness está cada vez más de moda en nuestro país, pero el hecho es que España está en el punto de mira de los responsables de Zumba, que lo han marcado como objetivo prioritario. Encabezados por el creador de esta nueva manera de quemar calorías, Beto Pérez, el próximo 14 de junio se celebrará una multitudinaria master class al aire libre en pleno centro de Madrid.

4 preguntas a... Alberto Pérez, Beto

Creador de Zumba. Nació en Cali (Colombia) en 1969

1. ¿Cómo surgió Zumba? Un día, cuando me dirigía a mi clase de fitness, me di cuenta de que me había olvidado el CD en casa. Decidí improvisar con música latina y a la gente le encantó. Vinieron después de la clase y me dijeron: "Beto, queremos más". En aquel momento todo era dance en el mundo del fitness: me di cuenta de que podía surgir algo nuevo.

2. ¿Cómo fueron los primeros pasos en este negocio? Fue difícil. No tenía dinero y no hablaba inglés. Pero conocí a Alberto (Perlman, cofundador de Zumba) y juntos empezamos a darle forma. Es increíble lo que ha crecido en estos años.

3. ¿Cómo explica el éxito de su método? La gente no viene a perder peso, sino a sonreír, a conocer gente... La música y los movimientos son un lenguaje universal.

4. ¿Cualquier persona puede hacer Zumba? Cualquiera, sea cual sea su edad y condición física. Tengo clases con alumnos de tres generaciones.