Esta gama sorprendente de dunas y cráteres parece formar una huella dactilar gigante y cósmica sobre la superficie del Planeta Rojo. Los científicos creen que el terreno ondulado revela los cambios globales del clima.