2.700 especies

Las serpientes más mortíferas son la Mamba Negra, la serpiente Marina o la Cobra real, cuyos venenos pueden matarte en apenas unos minutos.