Una botella -o cualquier otro material- de plástico no tarda tanto tiempo como el vidrio en decir adiós a este mundo, pero aun así tendrán que transcurrir unos 450 años para que se produzca una total degradación. Si encima el objeto de plástico está enterrado o no le da la luz solar, el tiempo de duplica.