Sí, son lo mejor para las fiestas, los botellones o cuando a uno no le apetece fregar. Pero cada vasito de plástico tarda mil años en descomponerse.