Aunque son productos totalmente biodegradables, tardan su tiempo en desaparecer. Por ejemplo, una piel de plátano necesita un mes para descomponerse, justo la mitad de lo que necesita el corazón de una manzana.