Un mediador asegura que los reos todavía tienen municiones para continuar con la resistencia

CARACAS, 24 (EUROPA PRESS)

Los reclusos de la cárcel de El Rodeo II, en el estado venezolano de Miranda (centro-norte), rechazaron cualquier posibilidad de diálogo con el Gobierno de Hugo Chávez por temor a ser "masacrados" por la Guardia Nacional de Venezuela, según reveló uno de los mediadores del conflicto.

Se estima que un millar de presos se mantienen atrincherados en las instalaciones de El Rodeo II, aunque las autoridades venezolanas aseguran que están "secuestrados" por líderes de las bandas criminales --también llamado "pranes"-- que se mantienen amotinados desde hace casi dos semanas.

El Gobierno venezolano confiaba en que el jueves los presos de El rodeo II iban a deponer las armas pero centenares de reos se opusieron a dialogar con las autoridades, a pesar de la mediación de familiares de presos, religiosos y funcionarios. Sólo permitieron que policías de la Inteligencia entraran a retirar cuatro cadáveres que estarían en avanzado estado de descomposición.

Los internos "han rechazado toda propuesta para el diálogo, para la búsqueda de una solución", confirmó el ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Tarek El Aissami, el jueves por la noche (madrugada del viernes en España), después de que la comisión no lograra convencer a los amotinados.

"No hemos desistido de esta línea de acción. Vamos a seguir insistiendo y buscando una alternativa para la paz (...), seguir trabajando hasta lograr devolver el orden interno a la población privada de libertad de El Rodeo", enfatizó El Aissami.

Los "pranes" de El Rodeo II enviaron a dos mensajeros, quienes trasladaron a El Aissami sus condiciones. La más importante es el desalojo de los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana de los alrededores de la prisión, propuesta que fue inmediatamente rechazada por el ministro.

MIEDO A UNA MASACRE

José Argenis Sánchez, expresidiario y mediador del conflicto, explicó en declaraciones al portal 'Noticias24' que los "pranes" de El Rodeo II tienen miedo a ser abatidos si se entregan. "Lo que no quieren es que la Guardia Nacional entre, pasen la requisa y le tomen el número y eso es una rutina. Ellos lo que tienen es un temor a que vayan a masacrarlos", explicó.

Sánchez logró conversar con uno de los líderes de las mafias desde las inmediaciones del centro penitenciario porque todavía no han podido entrar debido a que las autoridades temen que sean tomados como rehenes. "Nosotros estamos seguros que no va a ser así porque es mejor mediar de tú a tú, viéndole los ojos, que ellos vean que hay seguridad y que les van a respetar la vida", aseguró.

Una de las exigencias de los reos --indicó-- era retirar los cuatro cuerpos que, al parecer, estaban en avanzado estado de descomposición, lo que les motivó a dar una tregua para permitir el ingreso de efectivos policiales.

Sánchez advirtió de que los reos todavía tienen municiones suficientes para continuar con este plan de resistencia. "Ellos tienen sus mismas armas porque no ha podido entrar la guardia. En la mediación hemos visto una parte positiva, pero ellos están con una incertidumbre, con un miedo porque no saben qué va a suceder con su vida", reiteró.

La violencia dentro de las dos secciones que componen la cárcel de El Rodeo comenzó el domingo 12 de junio, cuando varios presos se enfrentaron por el control del penal. Desde entonces, han muerto alrededor de 27 internos y dos efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana que participaron en la intervención del penal llevada a cabo el pasado viernes, según cálculos divulgados por medios locales en base a datos oficiales.

Sin embargo, familiares y algunos reclusos que han sido liberados aseguran que en los pasillos del penal hay cadáveres de internos que están en avanzado estado de descomposición. En un vídeo divulgado por Internet, un supuesto recluso muestra imágenes de dos cuerpos que fueron guardados en una nevera "para que no se pudran".

Según Sánchez, los muertos "fueron producto de un enfrentamiento con la Guardia Nacional Bolivariana" ocurrido el pasado fin de semana cuando unos 5.000 efectivos intentaron tomar El Rodeo II. "Ahí hubo disparos de parte y parte. Adentro hay varios heridos, no se qué cantidad", alertó.

La intervención de miles de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana en El Rodeo II no ha podido sofocar el motín ni reducir a los cabecillas que han sido identificados por las autoridades con los alias de 'El Yoifre' y 'Oriente'.

Ante esta situación, unos 2.500 internos han sido trasladados de manera temporal a otros penales del país. Sin embargo, todavía quedan más de 930 en El Rodeo I y más de mil en Rodeo II. Según el Gobierno, éstos últimos estarían "secuestrados" por mafias lideradas por 'El Yoifre' y 'Oriente'.

El Ministerio de Interior y Justicia estima que los presos evacuados regresarán a El Rodeo en un plazo de dos semanas cuando terminen las labores de limpieza y acondicionamiento del deteriorado edificio, ubicado a unos 40 kilómetros de Caracas.

LOS FAMILIARES PROTESTAN

Un grupo de familiares de los presos de El Rodeo ha bloqueado una de las principales carreteras de acceso a Miranda en protesta por la suspensión de las visitas a esa prisión, mientras que decenas de personas comenzaron a reunirse en los alrededores del Palacio de Miraflores --sede de gobierno-- para exigir una respuesta del vicepresidente venezolano, Elias Jaua.

La crisis carcelaria se produce en momentos que el presidente venezolano, Hugo Chávez, se encuentra en Cuba recuperándose de una operación realizada el pasado 10 de junio --justo dos días antes de que estallara la revuelta en El Rodeo--, lo que ha despertado una gran controversia sobre las verdaderas razones de su ausencia. La oposición ha criticado que el mandatario esté gobernando desde Cuba, sin que se haya pronunciado sobre los hechos ocurridos en los últimos días en Venezuela.

Entretanto, decenas de familiares --la mayoría mujeres-- continúan acampando en los alrededores de El Rodeo a la espera de una respuesta sobre la suerte de sus allegados.