Botín: los competidores del Santander "no han podido seguirle"

Botín: los competidores del Santander "no han podido seguirle"

ZARAGOZA, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha asegurado que los competidores de la entidad no han logrado coger el paso de su expansión internacional, espoleada por operaciones planificadas cuidadosamente. "Los competidores no han podido seguirnos", dijo el banquero.

El Banco Santander decidió ser un banco líder en el mundo y diseñó una estrategia basada en "ser fuertes en España para ser fuertes fuera" y conseguir ser los primeros en Iberoamérica y Europa, sostuvo Botín, convencido de que "para ganar hay que tener voluntad de vencer".

Botín protagonizó la primera jornada organizada por la Academia General Militar (AGM) de Zaragoza, donde equiparó los valores que de la institución militar a los que él imprimió al Santander en la década de los 80 e hizo un recorrido por la historia del banco.

"Hemos podido alcanzar con éxito el objetivo que nos marcamos en 1986", ya que Santander es el banco europeo más potente de los mercados financieros de todo el planeta, señaló.

Según Botín, el Santander nunca hubiera conseguido estos objetivos sin mantener sus valores, como dar la máxima atención a los clientes y accionistas, tener "una sólida retaguardia" para resistir "los asedios más fuertes".

MEMORIAS DESDE LA SUPERCUENTA

Según recordó, el banco contaba en los 80 con varias fortalezas, como la red profesional desplegada en España, acostumbrada a "afrontar las batallas más duras", y la decisión de no asumir "riesgos excesivos", y los empleados empezaron a salir a la calle para buscar clientes.

Botín agregó que el Santander creó 'la Supercuenta' en 1989, cuando el tipo de interés oficial estaba en el 14%, las cuentas corrientes se bonificaban con un interés del 1% por ciento y este producto empezó a remunerar al 11%, lo que aumentó exponencialmente el número de clientes.

Botín lanzó en aquel año una potente campaña de publicidad y renovó la imagen de las oficinas. También empezaron a utilizar el color rojo como símbolo de liderazgo. El Santander dobló su cuota de mercado.

En 1994, el Santander pujó por la compra de Banesto, el banco que dirigió Mario Conde, cuya gestión derivó en la intervención de la entidad bancaria por parte del Banco de España y el procesamiento del entonces modelo de triunfador.

Posteriormente, en 1999 el Santander se fusionó con el Banco Central Hispano para formar el BCSH, situándose en el ranking mundial de bancos y poniendo "el listón muy alto" para las entidades bancarias que quisieran competir en España, afirmó Botín.

Para convertir al Santander en líder en Europa e Iberoamérica, Botín ha explicado que se concentró en pocos países "conociendo muy bien el terreno", aprovechó la tecnología e hizo rentables entidades bancarias locales a las que el Santander pudiera aportar valor añadido.

A día de hoy, el Santander ha invertido en Brasil 27.000 millones de dólares y es el primer banco privado, con 3.700 oficinas, ha explicado Botín, quien ha alabado la virtud de la prudencia al explicar que el grupo financiero se retiró de Venezuela y Bolivia cuando ambos países iniciaron su cambio hacia el socialismo revolucionario. "Somos capaces de reconocer al general invierno", ha dicho.

Respecto a su presencia en Europa, Emilio Botín ha afirmado que el Santander es el cuarto banco del país en Alemania y también ha invertido en Suecia y en Polonia, donde es el banco más rentable.

Otros criterios que ha aplicado Botín para expandir el grupo son el compromiso con las comunidades autónomas en las que el Santander está presente y el apoyo a la educación superior.

La "alianza" con la universidad permite abordar la internacionalización y la transferencia de conocimiento a la sociedad, ha dicho.

Botín ha recordado su colaboración con las universidades españolas, a través de Universia (www.universia.es), un programa de apoyo a los alumnos de Educación superior. En el caso de la Universidad de Zaragoza (UZ), el Santander ha concedido 100 becas para otros tantes estudiantes.