MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Once policías y militares sirios murieron este viernes a manos de "grupos terroristas extremistas" en la ciudad de Homs, en el oeste de Siria, según ha informado un día después la agencia de noticias oficial siria, SANA, que ha proporcionado una lista con sus nombres y cargos.

"Once miembros de la Policía y el Ejército fallecidos" que fueron "atacados el viernes por grupos terroristas extremistas" han sido "escoltados en una solemne procesión este sábado hasta sus ciudades y pueblos de origen en diferentes zonas de la provincia de Homs", ha indicado SANA.

Sawasiah, una organización siria de Derechos Humanos, ha asegurado este sábado que las fuerzas de seguridad sirias han matado a tiros al menos a 800 civiles durante las manifestaciones en favor de la democracia y en contra del Gobierno del presidente Bashar al Assad, que comenzaron hace siete semanas.

Esta cifra no concuerda con los datos que manejan las autoridades, que además afirman que la mitad de las víctimas mortales que se han producido durante las protestas son soldados y militares. El Gobierno dice que los manifestantes antigubernamentales son pocos y no representan a la mayoría de los sirios.

Tras las oraciones del viernes se llevaron a cabo protestas contra el régimen autocrático de Al Assad en varias ciudades del país, desde Banias, en la costa del Mediterráneo, hasta Qamishly, en el este. Los enfrentamientos más graves se produjeron en Homs, donde fallecieron quince manifestantes, según el activista Ammar Qurabi.

Wissam Tarif, un activista sirio que vive en el extranjero, ha indicado que varios testigos le han contado que nueve soldados han desertado del Ejército en Homs y se han unido a los manifestantes, por lo que podrían haber luchado contra otros militares.

Según una fuente del Ejército citada por SANA, miembros del Ejército y la Policía persiguieron el viernes a "grupos terroristas armados" a las afueras de Homs después de que éstos atacaran un puesto de control de las fuerzas de seguridad. En los enfrentamientos que se produjeron murieron miembros de ambos bandos.

Los cadáveres de varios policías y militares fueron mutilados por los atacantes, según SANA, que recoge declaraciones de varios supervivientes. Según sus testimonios, fueron a un lugar donde supuestamente se estaban produciendo tiroteos y entonces fueron atacados por francotiradores.