Asegura que grupos terroristas como Hezbolá y las FARC operan en territorio venezolano

CARACAS, 4 (EUROPA PRESS)

El narcotraficante Walid Makled, considerado por Estados Unidos uno de los grandes capos de la droga, ha asegurado que mantuvo durante ocho años negocios millonarios con el Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela, donde afirma existen redes de distribución de drogas en las que participan altos mandos militares y funcionarios del Estado en cooperación con grupos terroristas.

Makled, conocido también con el alias de 'El Turco', ha hecho estas declaraciones en una entrevista concedida al periodista Casto Ocando de la cadena estadounidense Univisión, desde su celda en la en la cárcel de máxima seguridad de Cómbita, en el departamento colombiano de Boyacá (centro), a la espera de que el Gobierno de Juan Manuel Santos decida si será extraditado a Venezuela o Estados Unidos.

'El Turco' --de nacionalidad venezolana-- afirma que a través de sus empresas mantuvo negocios con el Gobierno de Chávez durante ocho años, pero no sólo relacionados con el narcotráfico sino también con otras áreas --como el almacenamiento y traslado de mercancías-- que le permitieron acumular una fortuna de 1.200 millones de dólares (844 millones de euros).

Las empresas de Makled tenían una nómina que representaba en conjunto pagos de un millón de dólares (703.000 euros) para sus empleados, entre los que figuraban cinco diputados del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), 40 generales de las Fuerzas Armadas y otros altos mandos militares. "Cualquier cosa que uno necesitaba ahí uno los tenía", ha aseverado.

Makled, detenido en el noreste de Colombia el pasado agosto, tiene pendientes en Caracas juicios por delitos relacionados con tráfico de drogas. Washington, por su parte, le vincula con una red que enviaba más de diez toneladas mensuales de cocaína a ese país.

La Corte Suprema de Justicia de Colombia autorizó hace casi dos semanas la extradición del narcotraficante solicitada por Venezuela y Estados Unidos. Santos tiene ahora la última palabra sobre el destino de uno de los tres 'capos' más buscados.

Chávez tenía previsto reunirse con Santos el pasado viernes en la localidad colombiana de Cartagena para hablar sobre el avance de las relaciones diplomáticas y comerciales, pero por problemas técnicos en el avión presidencial el mandatario venezolano no pudo llegar a la cita.

Los medios locales especulaban que uno de los asuntos que iba predominar en la reunión presidencial es la polémica que ha surgido en torno a Makled, pero ninguna fuente oficial pudo precisar si el tema estaba en agenda.

"NARCOESTADO"

Makled ha explicado por primera vez cómo funcionan las redes de producción y distribución de cocaína desde el sur de Venezuela hasta territorio norteamericano, con el supuesto apoyo de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército venezolano.

Según ha detallado, los militares venezolanos envían desde el estado de Apure (suroeste) a Honduras la droga, que después es trasladada a México, con destino final Estados Unidos. "Estamos hablando de cuatro o cinco aviones diarios que salen de Apure, entre las FARC y el Ejército venezolano diariamente", ha enfatizado.

Para Makled, esta implicación de los funcionarios, militares y hasta del presidente en las redes del tráfico ilícito de cocaína han convertido a Venezuela en un "narcoestado" que cuenta con el supuesto apoyo de grupos terroristas además de las FARC.

El presunto 'narco' se abstuvo de revelar si, en lo personal, mantenía contacto con la guerrilla colombiana o con otras organizaciones como Hezbolá, pues será un asunto que sólo se lo dirá "al fiscal americano", en caso de que sea extraditado a Estados Unidos. Sin embargo, al ser consultado sobre si en Venezuela operan bandas terroristas, Makled ha respondido: "¡Por supuesto!".

En su celda en Colombia, Makled dice guardar importantes documentos que prueban todas estas acusaciones, además de un total de seis vídeos "extremadamente comprometedores". "Son pruebas contundentes", ha alertado.