CANCÚN (MÉXICO), 15 (Reuters/EP)

La tormenta tropical 'Karl' ha llegado a la península mexicana de Yucatán y se dirige hacia el golfo de México, donde además de amenazar las instalaciones petroleras podría cobrar fuerza hasta convertirse en huracán.

La petrolera estatal mexicana Pemex no ha interrumpido de momento ninguna de sus operaciones, pero dijo que seguirá observando el progreso de 'Karl' a medida que se aproxima a la zona de explotación petrolera de Campeche, en el golfo de México.

Centenares de personas, la mayoría de poblaciones mayas, están siendo evacuadas mientras 'Karl' descarga lluvias y arrastra fuertes vientos a través de Yucatán, según han informado las autoridades de protección civil.

Majahual, que acoge un puerto turístico, y la reserva ecológica de Sian Ka'an, cercana a las ruinas mayas de Tulum, se han visto afectados por la tormenta.

'Karl', la undécima tormenta tropical con nombre de la temporada de huracanes del Atlántico, arrastra vientos sostenidos de 100 kilómetros por hora con ráfagas más fuertes. Las previsiones indican que atravesará la península de Yucatán este miércoles y que llegará al golfo de México esta noche.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH) indicó sobre la tormenta que "es probable que se convierta en un huracán" el jueves en el Golfo. Tras pasar por el Golfo, está previsto que vuelva a tocar tierra de nuevo como huracán cerca de los puertos mexicanos de Tampico y Tuxpan hacia el fin de semana.

'Karl' no ha afectado a Cancún, importante destino de turistas estadounidenses y europeos, y está previsto que siga su curso sin acercarse a las plataformas petroleras y de gas natural de Estados Unidos en el norte del golfo de México.

En la costa oriental de la península de Yucatán la alerta por tormenta tropical ha sido activada y afecta desde Chetumal, en la frontera entre México y Belice, hasta cabo Catoche. Esta franja de litoral es conocida por sus playas de arena blanca y arrecifes de coral.

'Karl' podría provocar algunas inundaciones y olas peligrosas, según los meteorólogos.

Otros dos huracanes, 'Igor' y 'Julia', están atravesando el océano Atlántico, pero no suponen una amenaza inmediata en tierra ni para las explotaciones energéticas según sus trayectorias proyectadas.

'Igor' fue situado a 1.775 kilómetros al sureste de Bermudas y la pasada noche mostraba signos de debilitamiento, aunque sigue manteniendo una fuerza de huracán de categoría 4 en la escala de Saffir-Simpson, con vientos de 230 kilómetros por hora.

'Julia', otro huracán de categoría 4 localizado a 845 kilómetros al oeste de las islas Cabo Verde que se desplaza hacia el noroeste con vientos de 212 kilómetros por hora, ganó fuerza durante la pasada noche.