SANTIAGO DE COMPOSTELA, 31 (EUROPA PRESS)

La apertura de la Puerta Santa en la Catedral llevada a cabo este jueves por el arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, ha marcado el inicio del Año Jubilar 2010, que el Papa espera que sirva para que los creyentes "recapaciten" sobre su vocación.

El acto civil comenzó sobre las 16.10 horas en la Praza do Obradoiro cuando el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que ejerció de delegado regio, accedió a la tribuna donde escuchó el Himno de España y, posteriormente, pasó revista a las tropas.

Tras la retirada de las tropas y la bandera, el máximo mandatario gallego inició el saludo a las autoridades presentes en la Praza do Obradoiro, entre las que se encontraba el ministro de Fomento, José Blanco; el delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro; y los conselleiros del Gobierno gallego, entre otras personalidades.

Sin embargo, el saludo protocolario del presidente de la Xunta se tuvo que trasladar debajo de los soportales del Pazo de Raxoi debido a la intensa lluvia caída en ese instante. Después, la comitiva de autoridades atravesó la Catedral para salir del templo por la puerta de Platerías y llegar a la Praza da Quintana, donde está la Puerta Santa, en procesión con la Comisión Capitular que esperaba al delegado regio.

El acto de apertura, durante el que dejó de llover e incluso salió el sol, estuvo acompañado por el repique de las más de mil campanas de la ciudad, a las que Julián Barrio pidió que acompañasen con su sonido el acto de inicio del último Xacobeo en los próximos 11 años.

Después de la lectura, a cargo del nuncio apostólico en España, Renzo Fratini, del mensaje que el Papa Benedicto XVI envió con motivo del Año Santo, fue abierta, pasadas las 17.15 horas, la Puerta Santa --rito que por primera vez se celebró antes de la Misa en la Catedral-- con un martillo de plata.

"TIEMPO ESPECIAL"

El Papa envió en su carta un "saludo cordial" a los participantes en la ceremonia en Santiago y manifestó su deseo de que el Año Santo Compostelano 2010 sirva para que los creyentes "recapaciten" sobre su vocación y para que aquellos que han dejado "marchitar" su fe aprovechen la ocasión para recuperarla.

"Con este acto solemne, se abre un tiempo especial de gracia y de perdón, una oportunidad particular para que los creyentes recapaciten sobre su genuina vocación a la santidad de vida, se impregnen de la Palabra de Dios, que ilumina e interpela, y reconozcan a Cristo, que sale a su encuentro, les acompaña en las vicisitudes de su caminar por el mundo y se entrega a ellos personalmente, sobre todo en la Eucaristía", manifestó el pontífice.

La Puerta Santa de la Catedral compostelana, donada por la Cámara de Comercio de la ciudad e inaugurada en el Año Santo 2004, está realizada por el escultor gallego Suso León. En la puerta, fundida en bronce, se muestra la figura de Jesús, peregrinos y escenas de la vida del Apóstol Santiago.

EL PAPA ESPERA QUE EL XACOBEO 2010 SIRVA PARA QUE LOS CREYENTES RECAPACITEN SOBRE SU VOCACIÓN

El Papa Benedicto XVI manifestó este miércoles su deseo de que el Año Santo Compostelano 2010 sirva para que los creyentes recapaciten sobre su vocación y para que aquellos que han dejado "marchitar" su fe aprovechen la ocasión para recuperarla.

En una carta dirigida al arzobispo de Santiago de Compostela, Julián Barrio, y con motivo de la apertura de la Puerta Santa de la catedral, que ha tenido lugar este jueves, el Pontífice anima y da las gracias de antemano a pastores y fieles de esta archidiócesis por su labor y atención durante 2010 a los peregrinos procedentes de todo el mundo.

"Con este acto solemne, se abre un tiempo especial de gracia y de perdón, una oportunidad particular para que los creyentes recapaciten sobre su genuina vocación a la santidad de vida, se impregnen de la Palabra de Dios, que ilumina e interpela, y reconozcan a Cristo, que sale a su encuentro, les acompaña en las vicisitudes de su caminar por el mundo y se entrega a ellos personalmente, sobre todo en la Eucaristía", señala.

Sobre el Camino de Santiago, el Papa advierte de que con el "mero recorrido material" de este trayecto no se logra la meta, es decir, "convertirse en testigo ante los demás de que Cristo vive y es la esperanza imperecedera de salvación". No obstante, señala que para afianzar el carácter espiritual del Camino, las organizaciones eclesiales han puesto en marcha múltiples iniciativas pastorales.

Asimismo, Benedicto XVI recuerda el lema de este nuevo Año Jubilar, 'Peregrinando hacia la luz', así como la carta pastoral para esta ocasión, 'Peregrinos de la fe y testigos de Cristo resucitado', que, a su juicio, "siguen fielmente esta tradición y la reproponen como una llamada evangelizadora a los hombres y mujeres de hoy, recordando el carácter esencialmente peregrino de la Iglesia y del ser cristiano en este mundo".

También indica que en este Año Santo, en sintonía con el Año Sacerdotal, los presbíteros tienen un papel "decisivo", cuyo espíritu de acogida y entrega a los fieles y peregrinos ha de ser "particularmente generoso".

Por último, expresa su "especial cercanía" a los peregrinos que llegan y seguirán llegando a Santiago, a los que invita a hacer acopio de "experiencias de fe, caridad y fraternidad que encuentren en su andadura", y a que vivan el Camino "dejándose interpelar por la llamada que el Señor".