PARÍS, 22 (EUROPA PRESS)

El fiscal de París, Francois Molins, ha asegurado este jueves que el presunto autor de los últimos asesinatos en Toulouse y Montauban, Mohamed Merah, ha muerto esta mañana víctima de un disparo "en la cabeza" recibido cuando se disponía a saltar por la ventana para huir de los agentes de operaciones especiales que habían logrado acceder al apartamento en el que permanecía enclaustrado desde el miércoles.

En rueda de prensa, Molins, que dirige la investigación que ha llevado a identificar a Merah como el presunto autor de los tres crímenes que han dejado siete muertos, ha afirmado que el presunto asesino murió al recibir "una bala en la cabeza" cuando intentaba escapar del alcance de los agentes de la unidad de élite Disuasión, Intervención, Investigación y Asistencia (RAID, por sus siglas en francés), según ha informado la cadena de televisión gala TF1.

La versión del fiscal contrasta con la del ministro del Interior galo, Claude Guéant, que había asegurado minutos que Merah murió tras saltar desde la ventana del baño de su apartamento mientras disparaba contra los agentes que le acechaba. Guéant no ha realizado mención alguna a que Merah recibiera un disparo en la cabeza.

"Merah se había refugiado en el cuarto de baño. Se podría pensar que estaba herido o afectado (...) Su reacción ha sorprendido a la Policía", ha explicado el fiscal Molins, que ha mantenido que el presunto asesino se empezó a "radicalizar" cuando estuvo en la cárcel, donde empezó a hacer "una lectura más asidua" del Corán, el libro sagrado musulmán.

El fiscal ha explicado que, durante las 32 horas que estuvo enclaustrado en su apartamento cercado por los agentes policiales, Merah transmitió a uno de los mediadores de la unidad RAID que había comprado las armas que tenía con el dinero que consiguió en varios robos. Por último, ha informado de que la Policía ha encontrado un segundo vehículo vinculado con Merah, modelo Renault Clio, en cuyo interior se ha hallado dinero en efectivo y un arma.