BILBAO, 17 (EUROPA PRESS)

Los miembros de la Sociedad Vasco-Navarra de Psiquiatría y de la Asociación Autonómica para el País Vasco y Navarra de la Asociación Española de Neuropsiquiatría han afirmado que las recientes agresiones registradas en Bizkaia por enfermos mentales fueron "una triste y desgraciada coincidencia de sucesos, porque las personas con enfermedades mentales no son especialmente violentas y tienden más a ser víctimas de violencia".

Estas son las principales conclusiones que se extraen de un debate celebrado este pasado jueves en Bilbao, en el que participaron más de cien expertos en Salud Mental de Euskadi y Navarra, para debatir sobre la violencia en pacientes psiquiátricos, ante las recientes agresiones registradas en Bizkaia protagonizadas por enfermos mentales en las que se vieron implicados pacientes, profesionales, y civiles.

En concreto, el presidente de la Sociedad Vasco-Navarra de Psiquiatría, Luis Pacheco Yañez, y el presidente de la Asociación Autonómica para el País Vasco y Navarra de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, Iñaki Markez Alonso, dirigieron la reunión con profesionales de la Salud Mental de Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra.

La cita contó, además, con dos ponencias destacadas que estuvieron a cargo de los psiquiatras Juan Medrano Albéniz y Fernando Santander Cartagena, ambos integrantes de la Red de Salud Mental de Álava (Osakidetza) y reconocidos expertos en aspectos bioéticos y legales de la Salud Mental.

En primer lugar, los presidentes de las dos Sociedades destacaron que "la reducción y prevención de la violencia no es tarea exclusiva de las actuaciones jurídicas o penales, también de otros profesionales, y entre estos los de la salud mental como educadores". "Tenemos mucho que aportar y reflexionar", reconocieron.

Por su parte, los expertos en aspectos bioéticos y legales de la Salud Mental, Juan Medrano Albéniz y Fernando Santander Cartagena destacaron que "las personas con enfermedades mentales no son especialmente violentos y tienden más a ser víctimas de violencia".

Asimismo, indicaron que se crea una alarma social porque "los actos de los enfermos mentales son escasos, pero destacan por el modo en que se realizan y suelen ser extraños e incomprensibles".

Por último, destacaron que "cada vez que una noticia de este tipo aparece en un periódico contada de una manera un poco tremendista, hay miles de sujetos que están sufriendo los daños colaterales porque no dejan de verse a sí mismos como alguien similar a ese sujeto".