Exige el cese inmediato de los bombardeos del Ejército sirio en zonas residenciales y una resolución del Consejo de Seguridad

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Amnistía Internacional ha organizado para este sábado, 11 de febrero, coincidiendo con el primer aniversario de la dimisión del presidente egipcio Hosni Mubarak, un Día de Acción Global en solidaridad con los activistas de la 'Primavera Árabe' que se ha traducido en nuestro país en concentraciones en 24 ciudades.

"Durante la 'Primavera Árabe' se desató una ola reprimida de frustración. Hoy recordamos la resistencia y el coraje de estos manifestantes, pero también la represión de los gobiernos", ha señalado durante el acto de Madrid el director de Amnistía Internacional España, Esteban Beltrán.

El grupo ha aprovechado para denunciar los crímenes contra la Humanidad que, según ha podido constatar, se producen en Siria y ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que impida un mayor derramamiento de sangre.

Beltrán ha recordado que en Siria hay al menos 6.000 muertos debido a la violencia desatada desde el inicio de las protestas, en marzo de 2011, y ha asegurado que su organización cuenta con datos, con nombres y apellidos, de al menos 300 personas que han muerto en los últimos días, especialmente en la ciudad de Homs, incluidos 29 niños y 16 mujeres.

Además, Beltrán ha señalado directamente a Rusia por su responsabilidad por el veto contra el proyecto de resolución presentado la semana pasada ante el Consejo de Seguridad. "Queremos que Rusia exija a Siria que cese el bombardeo contra zonas residenciales", ha afirmado.

Amnistía propone además que la Liga Árabe vuelva a impulsar una resolución en el Consejo de Seguridad que contemple un embargo de armas, la congelación de los activos del presidente Bashar al Assad y su régimen en los bancos extranjeros y remitir el caso al Tribunal Penal Internacional por crímenes contra la Humanidad.

Sin embargo, Amnistía no considera que haya una guerra civil en Siria "en absoluto". "Es el Gobierno el que controla las ciudades y desde el fracaso del Consejo de Seguridad ha aumentado la represión", ha explicado Beltrán.

Al acto de Madrid han acudido activistas de distintos países árabes residentes en España, como el sirio Omar Afchoun, quien ha recordado que "el asesino Al Assad está matando a la gente". "Siria está sangrando. Todo el mundo sólo mira y no hace nada", ha añadido.

Después de la lectura de la declaración por parte de Beltrán, en la madrileña plaza del Callao han actuado varios grupos musicales como los españoles & The Strange Sounds, la compañía de danza On, el cantante kurdo-sirio Zinar y los artistas árabes Laila y Ayman.

Además de en Madrid, la organización celebrará, a lo largo del mes de febrero, actos de diversa índole en cerca de cincuenta ciudades de toda España para demostrar la solidaridad de Amnistía Internacional con los activistas de la 'Primavera Árabe', donde se recogerán firmas con peticiones a las autoridades egipcias y sirias.

ANIVERSARIO DE LA CAÍDA DE MUBARAK

Sobre Egipto, Beltrán ha lamentado que un año después de la caída de Mubarak "poco ha cambiado en la vida de los egipcios" y ha denunciado que la situación "ha desaparecido de los medios de comunicación".

AI pide a las autoridades egipcias que respeten las libertades públicas, impidan el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía y el Ejército e investiguen de manera independiente e imparcial todos los abusos a los derechos humanos.

También se les demanda que reformen el sistema de justicia y pongan fin a los juicios militares, así como que aseguren la participación de las mujeres en la construcción de un nuevo Egipto igualitario y no discriminatorio.

Amnistía Internacional sigue trabajando para sacar a la luz los abusos que se han producido y se están produciendo durante los levantamientos.

Sólo durante 2011, la organización publicó mas de 350 notas de prensa y 36 informes referentes a la región del Norte de África y Oriente Medio, fruto de una veintena de investigaciones realizadas sobre el terreno y de un continuo contacto con las organizaciones y activistas de la región.

En ellos, Amnistía Internacional ha denunciado la hipocresía de la comunidad internacional, que ha seguido vendiendo armas a diferentes países de la zona, incluso después del estallido de las protestas; los abusos perpetrados tanto por los Gobiernos como por la insurgencia; la situación en los campos de refugiados o la discriminación de la mujer, por mencionar sólo algunos temas.

La organización ha planteado, en los países en que la situación de crisis ha dado lugar a una situación de transición (Túnez, Libia y Egipto), unas agendas por el cambio a los principales agentes políticos. En ellas, se señalan compromisos básicos con los Derechos Humanos que los nuevos poderes deben cumplir para hacer realidad la promesa de una vida mejor para sus poblaciones.

Amnistía Internacional también ha manifestado repetidamente que los problemas actuales no deben hacer olvidar el pasado: la larga lista de abusos a los Derechos Humanos anteriores a esta primavera, por los que seguirá pidiendo verdad, justicia y reparación.