Según los expertos, el porcentaje de infelices no ha crecido a pesar de las desgracias y las penurias actuales porque las personas se sienten mejor si pueden compartir esos problemas con los demás.