Rafa Nadal

Rafa Nadal

Rafa Nadal ha asegurado que las informaciones sobre las investigaciones de Hacienda y lo que tributa "distan mucho de la realidad".

En declaraciones a 'Los Desayunos', de TVE, el tenista de Manacor ha asegurado que "siempre" ha tributado en España. Yo, Rafael Nadal, siempre he tenido mi domicilio fiscal en Mallorca. Las sociedades han estado varios años en Guipuzcoa y los beneficios no han sido tales. Mis mayores ingresos vienen de fuera de España. Estas sociedades, en el tiempo que han estado allí, han pagado más de 20 millones de euros. Son muchos millones los que he pagado que es lo que tenía que hacer y lo he hecho. Es lo que me toca como ciudadano y lo he hecho. Me duele profundamente toda la situación que está pasando porque tengo muchos familiares y amigos que lo están sufriendo también".

Preguntado por si existe un problema con el dopaje en España, asegura: "No. El dopaje está ahí, en España, Francia... en todos los lados. Es un problema mundial. Siempre hay gente dispuesta a hacer trampas. Ningún deportista de élite puede competir dopado, eso es imposible".

El tenista, que afirma que "nunca" ha cobrado por hacer una entrevista, asegura que "el régimen es una brutalidad. Yo los 365 días del año tengo que decir donde estoy. Tengo que dedicar una hora a la gente de antidopaje. A las tres faltas que no acudes, te ponen un año de sanción. Es un atentado a la privacidad de los deportistas. Soy el primero que quiere un deporte limpio pero las formas no son justas".

En cuanto a los guiñoles franceses y sus ataques a los deportistas españoles, Nadal dice que "se han excedido, son ataques al deporte español, y por eso no hay que darles más publicidad".

"Soy muy querido en Francia, lo noto en la calle. Pero en la pista es de los sitios donde menos me apoyan", dice Nadal.

En el horizonte, los Juegos

El manacorí también ha hablado de sus molestias. "Muchas veces entreno y no puedo acabar el entrenamiento por los dolores. El pie me duele muchísimo por la lesión que tuve en 2004 en Estoril donde me hice una fisura. Y luego en Madrid, en 2005, también me quedé mal".

Además, cree que "aprendes a disfrutar sufriendo. El espíritu de superación, de intentar superar los retos, y la adrenalina hace que nunca en mi vida me haya tenido que retirar de un paritdo por mis dolores en un pie. Es curioso que me duela más en los entrenamientos que en los partidos".

El tenista cree que "sería un orgullo ser el abanderado de mi país en los JJ OO. Ojalá no sean mis últimos Juegos Olímpicos pero nunca se sabe".

En cuanto a la situación de crisis que atraviesa España, asegura que "con la cultura del esfuerzo" se podrá salir de ella.