Las Fuerzas Armadas de Venezuela advierten a Colombia

Las Fuerzas Armadas de Venezuela advierten a Colombia

CARACAS, 24 (Reuters/EP)

Las Fuerzas Armadas de Venezuela han advertido a Colombia que están preparadas para repeler un eventual ataque de este país, en un claro apoyo al presidente venezolano, Hugo Chávez.

Colombia denunció el jueves ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que Caracas estaría protegiendo a 1.500 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Poco después, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, rechazó las acusaciones, cortó las relaciones y puso en alerta a sus fuerzas armadas en la frontera.

"Cuente el pueblo venezolano y el Gobierno colombiano con una respuesta contundente por parte la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (...) si fuerzas extranjeras intentasen de alguna manera violar el sagrado suelo", dijo el ministro de Defensa, el general Carlos Mata, en un mensaje transmitido por el canal de televisión estatal, flanqueado por otros militares.

Chávez dio el jueves un ultimátum de 72 horas para que los diplomáticos colombianos salieran del país y cerraran la embajada. Colombia, el mayor aliado de Washington en la región, aseguró que no planeaba enviar tropas a la frontera y autoridades venezolanas no registraron el viernes un movimiento fuera de lo normal en el país.

Los principales cruces fronterizos continúan abiertos y las aduanas funcionaban con normalidad del lado venezolano y los vuelos comerciales entre Caracas y Bogotá siguen funcionando. En Colombia la embajada venezolana estaba cerrada, pero el consulado funcionaba con normalidad.

"Creemos que es el Gobierno de Colombia quien tiene más que perder en esta situación. No dependemos de Colombia para ninguno de nuestros abastecimientos básicos", comentó el vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua. En declaraciones en el canal estatal, adelantó que para el fin de semana se preparan movilizaciones en la frontera.

UNA VIEJA HISTORIA

Colombia entregó el jueves información que dijo fue dada por guerrilleros desmovilizados, con fotos, videos y documentos de supuestos campamentos con coordenadas de ubicación en Venezuela, donde aseguró que rebeldes preparan ataques. Y pidió una misión internacional para corroborar su denuncia.

En Washington, el portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crawley, dijo que la respuesta de Caracas fue "petulante". Estados Unidos urgió a Venezuela a tomar las acusaciones en serio. "No creo que a nadie le interese en este momento en particular aumentar la retórica", dijo el secretario de Estado adjunto, Arturo Valenzuela, a periodistas. "Queremos animar a una suerte de descenso (...) de los decibeles", agregó.

Este no es el primer conflicto diplomático entre los dos países. Hace más de dos años, Caracas envió tanques a la frontera después de que militares colombianos irrumpieron en un campamento guerrillero en Ecuador, lo que Chávez consideró una violación a la soberanía de su aliado el Gobierno de Quito. Entonces, el mandatario venezolano lanzó amenazas de guerra que poco después se disiparon.

Colombia dijo que la ruptura con Venezuela no tendrá un efecto sobre su economía, pues el comercio ya estaba reducido desde hace un año cuando Chávez lo congeló en protesta por la ampliación de un pacto militar entre Bogotá y Washington que vio como amenaza para su "revolución socialista" y su crudo.

La asociación de la industria privada Conindustria urgió a las autoridades venezolanas a retomar el diálogo con Bogotá por considerar que las diferencias también afectan a la economía.

"Lamentablemente en estos conflictos quienes pagan las consecuencias son los consumidores, el pueblo, pues son ellos quienes sufrirán los problemas de escasez y encarecimiento de los productos ante la ruptura del flujo comercial entre ambas naciones", dijo la agrupación el jueves en un comunicado.