MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El sismólogo Eric Calais, de la Universidad norteamericana de Perdue, ha indicado que el terremoto del pasado 12 de enero se debió a la ruptura de un segmento de la falla que recorre el sur de Haití --en el límite entre las placas de América del Norte y el Caribe--, y ha advertido de que otros segmentos de la misma falla siguen acumulando energía y podrían provocar nuevos seísmos de siete grados.

Eric Calais forma parte de una misión de expertos de la Universidad de Perdue que está analizando el estado geológico del país y que ayer lunes entregó un primer informe al presidente haitiano, René Préval, según informó la emisora local Radio Metropole en su edición digital.

Según un equipo de expertos de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), la isla de la Española está atravesada por dos grandes fallas de desgarre: la falla Septentrional, en el norte, y la falla de Enriquillo, en el sur. Esta falla registra un desplazamiento de siete milímetros al año del total de 20 milímetros que experimenta cada año hacia el este la placa del Caribe respecto a la de América Latina. La falla de Enriquillo desaparece hacia el este en la República Dominicana y continúa en el mar hacia el oeste.

El segmento de la falla de Enriquillo que cedió, aseguró Calais, tiene una extensión de alrededor de 50 kilómetros y se sitúa entre Petit Goave y el sur de Carrefour. Las informaciones de que disponen los expertos, advirtió, indican que otros dos segmentos de la falla siguen acumulando energía y podrían provocar nuevos seísmos de siete grados en la escala de Richter, la misma magnitud del terremoto del 12 de enero.

Estos posibles terremotos no deben confundirse con las réplicas relacionadas con el último terremoto, que podrían prolongarse aún durante meses y alcanzar hasta los cinco grados de magnitud, precisó. Aparte, Eric Calais llamó la atención sobre la falla Septentrional de Haití, que también sigue acumulando energía. En 1842, el norte del país sufrió un terremoto de siete grados en la escala de Richter.

Respecto a cuáles deben ser las medidas para impedir nuevos desastres en caso de terremoto, el profesor Calais explicó que los haitianos deben manternerse en estado de alerta y evitar el pánico y, advirtió, las nuevas construcciones deben respetar las normas parasísmicas, ya que, a su juicio, la obsolescencia de los edificios y el incumplimiento de esas normas pueden considerarse las principales causas de la fuerte pérdida de vidas humanas en el seísmo.