Rubalcaba

Rubalcaba

Las valoraciones de los dos grandes partidos nacionales no se han hecho esperar en la jornada después de las elecciones andaluzas y asturianas. Así, mientras el Partido Popular asegura que la "reflexión" y la "humildad" son ahora sus tareas principales, el PSOE ha destacado su condición de "partido fuerte" y cree que los resultados suponen para ellos un "balón de oxígeno". El vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, ha sido el primero de su partido en hablar este lunes a través de su cuenta de la red social Twitter. "Buen día a todos, después de una noche larga hoy empieza un día para la reflexión y la humildad", ha escrito el popular.

El PP ganó en Andalucía por primera vez en 30 años, pero los 50 escaños conseguidos están lejos de los 55 con los que podría gobernar. En cuanto a Asturias, la candidatura de Mercedes Fernández repite los resultados de hace ocho meses y se mantiene como tercera fuerza política en el Principado con 10 escaños.

Distancia con Rodríguez Zapatero

El vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, ha reconocido, por su parte, que el PP no va a gobernar en Andalucía, a pesar de haber sido la fuerza más votada. "No vamos a gobernar pero hemos ganado de una manera irreprochable", ha dicho. Floriano ha recordado que "no hace mucho tiempo el PSOE ganaba por más de 20 puntos al PP" y que "aunque el voto para la izquierda sigue siendo mayoritario en Andalucía", ahora el PP se ha convertido "en el primer partido" de la Comunidad Autónoma. "No puede invadirnos la sensación de melancolía", ha apuntado.

Preguntado por el motivo de que el PP no haya conseguido la mayoría absoluta, Floriano ha apuntado a que el actual presidente de la Junta de Andalucía y candidato socialista, José Antonio Griñán, ha sabido distanciarse del expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y del secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

 "Ha puesto tierra de por medio con Rubalcaba y Zapatero, y ese poner tierra de por medio ha hecho que haya votantes que hayan pensado que no había que seguir castigando al PSOE tan duramente como hasta ahora", ha explicado.

"Un balón de oxígeno"

Por su parte, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho que se "ha demostrado" que el suyo "es un partido fuerte, con el que hay que siempre hay que contar y al que no se puede ignorar". Rubalcaba también ha explicado que muchos votantes han querido decir al PP que "por aquí no" y que, de este modo, empieza un nuevo "ciclo político". Tras presidir la reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva del PSOE, Rubalcaba ha explicado en rueda de prensa que tanto José Antonio Griñán en Andalucía como Javier Fernández en Asturias cuentan con todo el respaldo de la dirección federal para negociar la formación de gobiernos progresistas en esas comunidades. "Hoy es un buen día para el PSOE; estamos satisfechos, cómo no, del resultado electoral", ha proclamado Rubalcaba, quien ha justificado buena parte de los resultados en las políticas que está llevando a cabo el Gobierno de Mariano Rajoy, que han sido cuestionadas por la ciudadanía, pero también en el trabajo realizado por los socialistas en esas dos autonomías. A su entender, al PP "le ha ido mal, sobre todo en Andalucía", en las elecciones, porque los ciudadanos han sido conscientes de que está aprovechando la crisis económica para hacer "su particular ajuste de cuentas con el Estado del bienestar". Por eso, ha considerado que el PP debería reflexionar y "hacer un esfuerzo" por acercarse a los sindicatos y las posiciones que mantiene el PSOE en asuntos como la reforma laboral. Rubalcaba ha añadido que al PP le ha "salido mal" ocultar los presupuestos generales de Estado hasta después del 25M y, además, eso ha dañado a la economía española, como lo demuestran, a su juicio, las declaraciones de distintos responsables comunitarios

"Un soplo de optimismo"

También ha hablado la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, que cree que es evidente que los resultados de las elecciones son "un balón de oxígeno" y "un soplo de optimismo" para su partido, que "ha sufrido duras derrotas" y está trabajando "con rigor y seriedad".

En declaraciones a RNE, Valenciano ha valorado así el triunfo del PSOE en Asturias, donde no ha obtenido sin embargo mayoría absoluta, y Andalucía, donde pese a haber perdido las elecciones puede formar Gobierno si consigue el apoyo de Izquierda Unida. Valenciano ha señalado que el PSOE "tiene todas las opciones" para seguir gobernando en Andalucía y que, en Asturias, defenderá su "derecho a gobernar" como partido más votado y "con muchísima diferencia con el siguiente", el FAC de Francisco Álvarez Cascos. En ese sentido, ha apuntado la posibilidad de que el voto de la emigración dé un escaño más al PSOE lo que haría "más sencillo" las posibilidades de Javier Fernández, su candidato, para ostentar la Presidencia del Principado. La vicesecretaria general del PSOE ha reiterado que las elecciones autonómicas son, ante todo, "el fracaso del PP" y del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que había apostado por una mayoría absoluta en Andalucía y mejores resultados en Asturias. A su juicio, Rajoy "se alió con la crisis para llegar al poder" y eso se ha vuelto en su contra a menos de cien días de llegar al Palacio de la Moncloa. Respecto a las posibilidades que se abren ahora en Andalucía, Valenciano ha dicho que todo dependerá de las negociaciones que, a partir de hoy, se abran entre las dos formaciones políticas, de si IU "se suma al Gobierno" o "lo apoya desde fuera con acuerdos puntales que habrá que negociar y pactar".

Análisis en clave nacional

Sobre este posible pacto, el coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, ha descartado que en Andalucía pueda producirse un escenario similar al registrado en Extremadura, donde IU propició con su abstención la investidura del PP como fuerza más votada, porque "nosotros combatimos las políticas de derecha" y tendría "poca coherencia y sentido tratar de mezclar algo imposible, el agua y el aceite, pero eso no significa ningún cheque en blanco para nadie".  

El lehendakari, Patxi López, también ha achacado los resultados a las políticas de Rajoy y a la "preocupación" por la reforma laboral, por lo que ha señalado que el PSOE ha demostrado que "sigue siendo imprescindible en estos tiempos de turbulencias". López ha dicho estar "convencido" de que los resultados de los comicios pueden analizarse en "clave nacional" por la gestión de los 'populares' en el Ejecutivo central, al tiempo que ha subrayado que el PSOE ha demostrado que "no es ni mucho menos un partido derrotado".