Urna del 25-M en Asturias

Urna del 25-M en Asturias

La Junta Electoral Provincial de Asturias ha comenzado el recuento del voto de los residentes en el exterior, que podría otorgarle al PSOE un escaño más que los 16 que obtuvo en las elecciones autonómicas el domingo 25. En total, son entre 3.000 y 3.500 votos. Los votos que han llegado antes de las 8 horas de este miércoles se han considerado válidos, si bien, dado que la mayoría llega a través de valija diplomática, no se sabrá el número total de sufragios hasta que se abran todas las cajas. 322 de estos votos han llegado a través del servicio de correos y han sido objeto de impugnación por parte de los interventores de Foro Asturias, pero el recurso ha sido desestimado.   Hasta la última reforma de la ley electoral los votos de los emigrantes debían llegar a través de los consulados o embajadas si bien la Junta Electoral Central ya resolvió en los anteriores comicios que los que llegasen a través de Correos y cumpliesen los requisitos también eran válidos.   La validez de todos los votos de emigrantes que han entrado en plazo se comprobará a lo largo de esta mañana, uno por uno, antes de ser depositados en las urnas de las tres circunscripciones en las que se divide Asturias electoralmente, aunque los determinantes sólo serán los sufragios de la occidental, que es en la que el PSOE se juega este escaño en detrimento de Foro.

89.793 emigrantes con derecho a voto

El PSOE, que fue el partido más votado y logró 16 escaños el domingo, se quedó a 177 votos de conseguir en la circunscripción occidental un diputado más. Ahora, para conseguirlo necesita sumar a esos 177 votos tres sufragios más por cada dos que consiga Foro Asturias.   De conseguir ese escaño, el PSOE sumaría junto a IU la misma cifra de diputados con que contarían Foro y PP -veintidós en ambos casos- con los que el único representante de UPyD se convertiría en la llave del próximo gobierno asturiano. Para los comicios celebrados este domingo, 89.793 asturianos residentes en el exterior tenían derecho a voto, aunque sólo habían solicitado ejercerlo poco más de 4.700. Desde la última reforma de la Ley Electoral es obligado para los emigrantes pedir el voto rogado para poder participar en las elecciones autonómicas, cambio que provocó un acusado descenso de la participación de este colectivo.