Tadic confía en que la UE conceda a Serbia el estatus de país candidato

Tadic confía en que la UE conceda a Serbia el estatus de país candidato

BRUSELAS, 28 (EUROPA PRESS)

El presidente serbio, Boris Tadic, ha confiado en que los Veintisiete concedan este martes a Serbia el estatus de país candidato a la adhesión a la UE porque, a su juicio, el país "se merece" dicho estatus tras lograr cerrar importantes acuerdos con Kosovo la semana pasada para reconocerle voz y representación propias en los foros regionales y para realizar patrullas conjuntas policiales y aduaneras en los pasos fronterizos.

"Espero que mañana (por martes) Serbia obtenga el estatus de candidato, que será un paso muy importante para convertirse en miembro de pleno derecho de la UE en el futuro. Pero esto no es el final", ha explicado en declaraciones a la prensa tras reunirse este lunes con la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, en Bruselas.

Tadic, "muy contento" por los acuerdos que suscribieron Belgrado y Prístina el pasado viernes con mediación europea para "mejorar las condiciones" de vida de las comunidades a ambos lados de la frontera, ha dejado claro que Serbia seguirá "haciendo esfuerzos en esta dirección".

El presidente serbio ha recordado que la población "ha sufrido mucho" por el conflicto de los años noventa en los Balcanes occidentales y ha dejado claro que las partes hacen "todo lo posible para llegar a soluciones pacíficas". "No es fácil", ha reconocido. "Estamos cumpliendo todas las condiciones para mejorar la situación de la gente corriente", ha asegurado.

PUNTO DE INFLEXIÓN PARA AVANZAR

Ashton ha defendido la importancia de los acuerdos alcanzados entre Serbia y Kosovo porque a su juicio "marcan un nuevo punto de inflexión para avanzar" en su perspectiva europea, ha elogiado el liderazgo de Tadic y ha confiado en que los Veintisiete apoyen este martes el estatus de candidato para Serbia, una decisión que deben confirmar los líderes europeos en la cumbre de los días 1 y 2 de marzo.

"Espero realmente que mañana (por martes) veamos al Consejo General avanzar adelante en esta decisión", ha reconocido Ashton. "Creo que el lugar de Serbia está en la UE", ha insistido.

Los líderes europeos aplazaron en diciembre su decisión sobre el estatus y acordaron tres condiciones para aprobarlo en marzo: el acuerdo sobre la cooperación regional, garantizar el libre movimiento en la zona y la colaboración con las misiones de la UE y la OTAN sobre el terreno, así como el cumplimiento de los acuerdos de colaboración práctica anteriormente suscritos, como el reconocimiento de los diplomas universitarios o el registro civil, aunque los dos primeros tenían un mayor peso, según han reconocido distintas fuentes diplomáticas europeas.

MAYORÍA A FAVOR

Una mayoría de países, incluidos España, Francia, Italia y Austria, han defendido que se conceda ya el estatus de país candidato a Serbia, mientras que Alemania, el país más reticente a hacerlo, levantó su veto la semana pasada tras constatar que los serbokosovares habían retirado las últimas dos barricadas que impedían el libre paso en el norte de Kosovo, de mayoría serbia.

El ministro de Asuntos Exteriores francés, Alain Juppé, ha asegurado este lunes que el acuerdo sobre Serbia "está hecho", aunque fuentes diplomáticas europeas han reconocido que Lituania, Polonia y Rumanía, han planteado "reservas" que confían en que levanten este martes tras admitir "un consenso emergente" entre los Veintisiete.

Ashton ya ha dejado claro que hay "potencial" para avanzar tanto con Serbia como con Kosovo y ha confirmado que la Comisión Europea seguirá adelante en este sentido con el estudio de viabilidad sobre las perspectivas de firmar un Acuerdo de Asociación y Estabilización con Kosovo, el acuerdo de preadhesión necesario para seguir avanzando en su acercamiento a la UE. "No significa que vaya a ocurrir, no significa que no vaya a ocurrir", ha explicado, sobre el acuerdo de preadhesión.

España y Chipre han reconocido "algunos problemas" con este estudio y especialmente con la idea de mantener "relaciones contractuales" entre la UE y Kosovo, algo "sensible" en general para los cinco Estados miembros que no reconocen la independencia de Kosovo, según fuentes diplomáticas europeas. Grecia, Rumanía y Eslovaquia tampoco reconocen la independencia de Prístina junto a España y Chipre.

ESPAÑA NO RECONOCERÁ A KOSOVO

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha dejado claro este lunes a sus colegas europeos que la posición del Gobierno de no reconocer la independencia de Kosovo "no ha cambiado", por lo que España rechazará un acercamiento de este territorio a la Unión Europea si ello implica un reconocimiento "explícito o implícito" de su independencia aunque ha negado que las reservas de España tengan que ver con la política nacional, en referencia a Cataluña y el País Vasco.

El Ejecutivo comunitario se ha comprometido a realizar el estudio de viabilidad "haciendo una referencia a la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU y sin prejuzgar la cuestión del estatus" con el objetivo de satisfacer a países como España, han explicado fuentes diplomáticas europeas.

Se trata de una fórmula similar a la que pactaron Belgrado y Prístina para reconocerle representación y voz y capacidad para firmar acuerdos en los foros regionales. "Kosovo será la única denominación que se utilizará y habrá una nota a pie de página con un asterisco que precisará que esta designación es sin perjuicio de las posturas sobre su estatus legal y está en línea con la Resolución 1244 del Consejo de Seguridad de la ONU y con la opinión de la Corte Internacional de Justicia sobre la declaración de independencia de Kosovo", en virtud del acuerdo sobre cooperación regional pactado el viernes.

Países como Alemania y Reino Unido han defendido la necesidad de que la UE avance tanto con Serbia como con Kosovo en su camino hacia la integración europea, han explicado fuentes diplomáticas europeas.

Los Veintisiete también deberían dar luz verde también este martes al inicio de las negociaciones de adhesión a mediados de año con Montenegro, país que ya es candidato a la adhesión.