Santorum

Santorum

A dos días de las primarias republicanas en Arizona y Michigan, el candidato Rick Santorum ha realizado una defensa a ultranza de la religión en la vida pública.

"No creo en una América donde la separación de Iglesia y estado sea absoluta, ha dicho Santorum en la televisión. "Pensar en ello me hace vomitar".

La radicalidad de Santorum con la moralidad y la religión hace pensar que esa es su baza para ganar a su principal oponente Mitt Romney, de quien ha cuestionado su "conservadurismo".

Santorum ha retratado a Romney como una "criatura de Washington" que estaba dispuesta a comprometer sus creencias para respaldar la reelección de un senador partidario del derecho al aborto.

El aborto es otra de las obsesiones de Santorum, quien la semana pasada ya criticó a Barack Obama por exigir a las aseguradoras médicas que corran con los gastos de las pruebas prenatales, que según el republicano harán aumentar el número de abortos.

Santorum se ha burlado este fin de semana también del presidente Obama, a quien llamó un "snob", por alentar a todos los estadounidenses para a ir a la universidad. "Hay mucha gente en este país que no tienen ningún deseo o aspiración de ir a la universidad, porque tienen un conjunto diferente de habilidades y deseos y sueños", dijo Santorum.

Fue en la misma entrevista en la que habló de la iglesia y la política. "La idea de que la iglesia no puede tener ninguna influencia o ninguna participación en el funcionamiento del Estado es absolutamente la antítesis de los objetivos y la visión que tengo para nuestro país", dijo Santorum.