Bombardeo en Siria

Bombardeo en Siria

Al menos 46 personas murieron este jueves en Siria en distintos ataques de las fuerzas del régimen del presidente, Bachar al Asad, mientras que 17 cadáveres, supuestamente de soldados desertores, fueron hallados en una prisión de Idleb (norte), según un grupo opositor. Los Comités de Coordinación Local (CCL) informaron de que la ofensiva más sangrienta tuvo lugar en la provincia central de Hama, donde murieron 24 personas, entre ellas siete bebés prematuros y seis miembros de una misma familia. Por su parte, la opositora Comisión General de la Revolución apuntó que los miembros de la familia fueron ejecutados y que no se salvó ninguno de sus miembros. Los siete bebés prematuros murieron en las incubadoras del hospital de la localidad de Halifieha por un corte de electricidad prolongado, dijo desde Hama el activista Saleh al Hamaui. El resto de víctimas mortales a causa de la represión se registraron, según los CCL, en distintas provincias del este (9), del sur (5), del centro (4) y del norte (4). En la localidad de Bukamal, en Deir el Zur (este), las fuerzas del régimen dispararon desde vehículos militares contra una manifestación. Mientras, en Deraa (sur), una de las dos víctimas es un menor de edad, que falleció en la campaña lanzada por las tropas del régimen contra la ciudad. Aunque el grupo opositor no documentó por el momento ninguna víctima en el bastión opositor de Homs (centro), asediado desde hace veinte días, los bombardeos prosiguen y han derribado varias viviendas. Asimismo, en la cercana localidad de Rastan, las tropas del régimen han tratado de entrar en la urbe, lo que ha desatado violentos enfrentamientos con soldados desertores.

En cuanto a los cadáveres hallados en la prisión de Yabal al Zauya en Idleb, los CCL señalaron que los cuerpos no han podido ser todavía identificados pero que los vecinos de la zona apuntan a que la mayoría son soldados desertores.