Hollande

El presidente de Francia, François Hollande, ha explicado sus planes de ajuste económico para los próximos meses, con el objetivo primordial de reducir el déficit al 3%: un impuesto extraordinario sobre el 75 por ciento las rentas superiores al millón de euros y que permanecerá al menos dos años en vigor.


El presidente puntualizó no obstante que "para las rentas más pequeñas dentro de este ámbito se pondrá en marcha un sistema de descuentos".

El presidente indicó que su intención es obtener los aproximadamente 30.000 millones de euros necesarios en tres ámbitos: 10.000 millones a partir de recortes ministeriales, "excepto Educación, Seguridad y Justicia", otros 10.000 de grandes empresas y los últimos 10.000 a partir de las grandes fortunas, en lo que será el mayor ajuste económico de los últimos 30 años en Francia.

"Lo hago por convicción y porque no quiero dejar que nuestros hijos carguen con la deuda de Francia", declaró."Cuando se hace un esfuerzo, cada uno debe poner de su parte", declaró Hollande, quien estimó que "dar al país es un gesto de patriotismo".

"Una vez que la economía se haya recuperado, el impuesto podría ser eliminado", añadió Hollande, quien estimó que los primeros resultados visibles de la recuperación económica se verán en un plazo mínimo de dos años.
El jefe de Estado francés, elegido el pasado mes de mayo, pidió tiempo a la población. "No puedo hacer en cuatro meses lo que mi predecesor (Nicolas Sarkozy) no hizo en cinco años", declaró.