An altercation(Getty)

Las siguientes ciudades no son para pusilánimes o tímidos. Ellas vienen con una reputación sobre su actitud -de que sus ciudadanos se abren camino por la fuerza entre las multitudes y ellos mismos se enorgullecen reprochándolo al resto-.

¿Tardas demasiado tiempo en pedir? ¡No quedan pastrami con centeno para usted! En estas grandes metrópolis es sálvese quien pueda, cada hombre tiene que velar por sí mismo (¡eh!, y la mujer para ella).

Aquí mostraremos una masa tumultuosa de gente que debe coexistir dentro de unos pocos kilómetros cuadrados. Pero eso es lo que también hace que estas ciudades sean las más interesantes.

Sigue leyendo y dinos si estás de acuerdo con nuestra elección de las ciudades más groseras de todas ¡maldita sea!.