Huelga de Iberia

Huelga de Iberia

El sindicato de pilotos, Sepla, el de tripulantes Stavla y los de tierra CTA y CNT aumentarán en marzo los días de huelga en contra de la creación de la filial de bajo coste Iberia Express hasta que la compañía ceje en "su cerrazón" y se siente a negociar.

Así lo han manifestado en el aeropuerto de Barajas los portavoces de los sindicatos convocantes de la huelga de este lunes, que ha obligado a cancelar 121 vuelos, lo que supone un 37% de los vuelos programados por Iberia.

El presidente de la sección sindical de Sepla-Iberia, Justo Peral, ha detallado que esperarán a que concluyan las nuevas jornadas de huelga convocadas hasta el 29 de febrero para elaborar el nuevo calendario de protestas contra la creación de la "compañía ilegal que incumple los acuerdos de la fusión con British Airways".

Peral ha denunciado que British Airways está creciendo a "costa de Iberia y de sus trabajadores" y ha reiterado que al traspaso a Iberia Express de 40 de los aviones con que cuenta la flota actual de Iberia supondrá la desaparición de unos 8.000 empleos.

Acusan a Iberia de no querer negociar

El representante de los pilotos ha acusado a la dirección de la compañía de negarse a negociar y ha recordado que la pasada semana rechazó la propuesta del Sepla de que un mediador tratara de reconducir las negociaciones entre ambas partes.

También ha recordado que los pilotos propusieron una reducción de salarios y un aumento de la productividad que supondría un ahorro de 100 millones de euros anuales frente a los 24 millones que ahorra la compañía creando Iberia Express fuera. "Somos conscientes de que es necesario cambiar el modelo de corto y medio radio, pero hemos hecho concesiones en los convenios para que se haga dentro de la compañía", puntualizó Peral.

En este sentido, Jesús Cuevas, de Stavla, expresó el rechazo de su sindicato a que "después de haber negociado y hecho muchas concesiones para que la nueva aerolínea se hiciera dentro de Iberia, ahora nos cambien el guión". Cuevas ha recordado que en el pasado, "con Clikair se externalizó la producción y, al final, tuvieron que fusionarla con Vueling para evitar su quiebra", por lo que anunció su intención de "seguir con las huelgas".

Lo mismo, que confirmaron el representante de CTA, Lope Mayoral, y el de CNT, Javier Redondo, que acusaron a la empresa de "desguazar Iberia para regalársela a los ingleses" y criticaron los elevados servicios mínimos decretados y la "maldad" con que la empresa los ha distribuido".

Según su relato, se han fijado servicios mínimos de un 95% en las tareas de asistencia a pasajeros y aviones en los aeropuertos, mientras que en las oficinas hay menos personal. La huelga en Iberia continuará el próximo viernes, 24, día en el que se cancelarán 113 vuelos, y el miércoles, 29 de febrero, con 130 vuelos anulados.