La documentación presentada por Visteon ante la autoridad laboral para solicitar el expediente de regulación de empleo (ERE) para la extinción de los contratos de toda la plantilla de 'Cádiz Electrónica' refleja que "no es cierta una disminución de la producción en el tercer trimestre de 2011, ni en el 2012, que justifique la medida de cierre de la planta portuense", según han asegurado a Europa Press fuentes de CSIF.

Según las mismas fuentes, atendiendo a la 'Memoria explicativa de las causas estructurales productivas concurrentes en Cádiz Electrónica' y el 'Informe técnico de las causas productivas de extinción de contratos de trabajo' —elaborado por Deloitte—presentados por Visteon, la disminución de producción y de beneficios "no se produciría hasta el año 2014, si no se hace nada", es decir, en un escenario de 'do nothing'.

Argumentan las referidas fuentes que "no es verdad" que los productos fabricados por 'Cádiz Electrónica' estén llegando al final de su vida productiva normal, ya que, conforme a la programación publicada por la empresa en el segundo trimestre de 2011, "la realidad es que los volúmenes se mantienen, al menos, hasta junio de 2012 por la llegada, previamente, de nuevos productos de última tecnología como las luminarias de LED para automóviles".

Asimismo, enfatizan que los dos documentos presentados por Visteon refieren el 2014 como momento de la "pérdida insostenible" de la producción, a pesar de que, según fuentes de CSIF, "'Cádiz Electrónica' tenía asignada producción de numerosos productos hasta 2019".

No obstante, explican que ese escenario a tres años vista es "el mismo que habría en cualquier momento de la vida de la planta portuense o de la mayoría de las empresas", ya que la mayor parte de los productos en este sector de actividad se contratan por tres o cuatro años, lo que genera "normal incertidumbre a cerca de la situación a largo plazo, pero que desde la creación de 'Cádiz Electrónica' no ha sido obstáculo, en modo alguno, para la consecución de la prórroga de unos contratos y la concertación de otros nuevos".

Posicionamiento tecnológico

Por otra parte, las mismas fuentes aseguran que tampoco es cierto que Visteon, ni su filial portuense, padezcan de "limitaciones en el posicionamiento tecnológico", ya que ambas son "líderes en tecnología" y han logrado, por ello, "numerosos contratos nuevos de nuevos productos", entre los que ha citado los faros de LED.

En este sentido, añade que el propio presidente de la corporación, Don Stebbins, comunicó a todos los empleados "en mayo de 2011" que "se habían llevado a cabo más de 100 lanzamientos de producto" en lo que iba de año.

Además, significan que en el último plan de producción contemplado por la dirección de 'Cádiz Electrónica' refleja que "no sólo no se produce una disminución sustancial de productos a corto plazo, sino que incluso se prevé un incremento hasta diciembre de 2015". Señala que, asimismo, "se constata el mantenimiento de productos hasta final de 2014, la llegada de nuevos productos —ya contratados— a partir del tercer trimestre de 2012 y que hay producción contratada hasta el segundo trimestre de 2019".

Finalmente, detallan que en el cuadrante de productos ganados por 'Cádiz Electrónica' consta que la fecha de comienzo de producción se sitúa "a partir de enero de 2012" y que hubiera reportado un beneficio total anual de "más de dos millones y medio de euros", con una duración de los programas de producción de "entre dos y ocho años".