El presidente sirio Bashar al Assad

El presidente sirio Bashar al Assad

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea tienen previsto aprobar este viernes sanciones contra la mujer del presidente sirio, Asma al Assad, junto con "varios familiares" más del mandatario, según han según han avanzado fuentes diplomáticas europeas. Sus activos financieros bajo jurisdicción europea quedarán congelados y tendrán prohibida la entrada en la Unión Europea, han confirmado las fuentes. "Varios familiares serán incluidos en la lista de sancionados, incluida Asma", han avanzado fuentes diplomáticas europeas. Las fuentes han confirmado que los ministros de Exteriores de la UE darán luz verde "previsiblemente el viernes" al nuevo paquete de sanciones contra el régimen por la falta de avances sobre el terreno para poner fin a la violencia contra la población civil. Las sanciones europeas -congelación de activos financieros y prohibición de entrada a la UE-- ya afectan en la actualidad a unos 115 dirigentes del régimen, incluidos el presidente, Bashar al Assad, y su hermano Maher, identificado como el principal responsable de la represión contra la población civil en Siria y un total de 39 empresas y sociedades.

Embargo y sanciones

La UE ya ha dejado claro que seguirá reforzando las sanciones contra el régimen de Damasco mientras continúe la violencia sobre el terreno.

Los Veintisiete acordaron en febrero congelar los activos financieros en Europa del Banco Central sirio, aunque permitirán las transacciones comerciales legales bajo estricto control, prohibir el comercio en oro, diamantes u otros metales preciosos con las instituciones públicas sirias y prohibieron los vuelos de carga operados por aerolíneas sirias procedentes de este país. Previamente, los Veintisiete ya habían aprobado en rondas anteriores un embargo de armas y de petróleo sirio, prohibieron nuevas inversiones europeas en el sector energético del país con el objetivo de aumentar la presión sobre el régimen para parar la violencia contra la población civil y suspendieron su cooperación con el régimen y los préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI), entre otras sanciones.