CEOE

CEOE

El vicepresidente de la CEOE y presidente de la patronal madrileña (CEIM), Arturo Fernández, ha admitido este martes que muchos empresarios no se sienten representados por la CEOE, a la que ven "anticuada", pero ha defendido que "siguen siendo los actores esenciales para salir de la crisis porque crean empleo" y que, por ello, es preciso mejorar su imagen.

Por ello, Fernández ha llamado a "un cambio de actitud para todos". "Ser empresario no es un pecado por el que tengamos que pedir perdón varias veces al día. Arrastramos complejos que llevan a divisiones entre buenos y malos", añadió.

Alaba la política de la derecha

En una jornada organizada por el Forum Europa, Fernández ha defendido la reforma laboral y ha dicho que los empresarios siempre están abiertos al diálogo social y ha insistido en que no es el momento de convocar una huelga general sino de "arrimar el hombro".

Durante su intervención, Fernández también ha alabado la política del Ejecutivo y ha dicho que con cien días de gobierno "se está cambiando todo" y que "esto empieza a oler bien". "Hay que reconocer que la derecha está haciéndolo bien", ha subrayado Fernández, porque España está en un momento "crítico" y "es de cajón". Por ello, ha hecho un llamamiento a la "cordura" de los sindicatos para que desconvoquen la huelga general para mantener la buena imagen del país ante Europa.

Entre las reformas, considera "indispensable" la de la Administración y, en este sentido, ha alabado al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid. "Tenemos suerte de contar con administraciones que apuestan por el sector privado y facilitan la labor del empresario", ha recalcado Fernández, que se ha mostrado convencido de que el crédito volverá antes del verano.

Respecto a los ERE, en las organizaciones empresariales ha dicho que, por desgracia ya se están produciendo porque funcionan como una empresa "y no como un ministerio", y que esa es la España que los empresarios no quieren.

Rosell defiende las reformas

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, que ha presidido el acto, también ha subrayado la necesidad de hacer reformas porque ha dicho que de lo contrario "se hunde el país." "No hay opción", ha dicho Rosell, quien ha añadido que está absolutamente de acuerdo con todas las reformas que ha hecho el Gobierno y ha insistido en que si no son suficientes habrá que hacer más.

Abaratamiento del despido

Este lunes, la CEOE reconoció que la nueva reforma laboral supone un abaratamiento del despido a corto plazo, mientras que a medio y largo va a permitir menor conflictividad en las empresas y que sean más posibles los acuerdos internos.

Según el vicesecretario general de Asuntos Económicos, Laborales e Internacionales de la CEOE, Alberto Nadal, la reforma laboral "diluye", pero no elimina, esa "frontera" entre los fijos y los temporales, ha indicado Nadal, que ha advertido de que, a pesar de estos avances sustanciales, la reforma no es "plena" para la CEOE.