Candela Rodríguez, la niña de 11 años desaparecida en Argentina

Candela Rodríguez, la niña de 11 años desaparecida en Argentina

La niña de 11 años que permanecía desaparecida desde hacía nueve días en Argentina, y cuyo caso mantuvo en vilo a las fuerzas de seguridad, apareció este miércoles muerta junto a una autopista a las afueras de Buenos Aires, dijeron fuentes del caso.

"Por Dios, me mataron a mi hija", afirmó Carola Labrador, la madre de Candela Rodríguez, al reconocer el cuerpo de la niña a un costado del Acceso Oeste, a la altura de la localidad bonaerense de Villa Tesei, relataron los portavoces.

El hallazgo de los restos se concretó a raíz de un aviso de una recolectora de residuos que pasaba por la zona, lo que motivó un amplio operativo policial al que se sumó el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.

Poco antes de que se confirmara la identidad del cuerpo, el fiscal general de la localidad bonaerense de Morón, Federico Nieva Woodgate, quien tiene jurisdicción sobre Hurlingham, informó a la televisión local que se encontraron los restos de una menor "dentro de una bolsa, desprovisto de ropa y con la cara destrozada".

La niña había sido vista por última vez a pocas cuadras de su casa, a las afueras de Buenos Aires, el pasado 22 de agosto, luego de que saliera de su vivienda para encontrarse en una esquina cercana con unas compañeras de un grupo de niños exploradores.

Fuentes del caso dijeron que la madre recibió llamadasantes del hallazgo del cuerpo en los que se le conminaba a pagar una supuesta deuda para que la niña fuera liberada. "Devolvé la plata o la mato", indicó un hombre en una llamada cuya grabación fue divulgada por el canal C5N.

Dos millares de policías, varios perros rastreadores, más de un centenar de patrulleros y dos helicópteros participaron en estos días de más de un millar de operativos infructuosos de búsqueda de la menor desaparecida en la localidad de Villa Tesei, partido de Hurlingham.

Marcelo Tavolaro, otro de los fiscales que interviene en el caso, dijo esta semana que incluso se analizaron avisos provenientes de Uruguay por lo que Interpol (policía internacional) libró una alerta amarilla y "dispuso realizar operativos en ese país".

En tanto, centenares de personas marcharon en los últimos días por las calles de Hurlingham para reclamar la aparición de Candela. Numerosos vecinos también se concentraron este miércoles frente a la casa de Candela para reclamar justicia, mientras las redes sociales se poblaron de mensajes que piden que se esclarezca el caso.

Las autoridades bonaerenses ofrecían una recompensa de hasta 100.000 pesos (23.753 dólares) para obtener datos veraces sobre el paradero de la niña. El padre de Candela, quien cumple condena por robo de vehículos, declaró el jueves pasado ante la Justicia y aportó algunos datos, que no condujeron a los investigadores a ninguna pista firme.

La Justicia volvió a convocar este miércoles al padre de la niña para que declare con el fin de determinar si el hombre conoce a quienes asesinaron a la pequeña. La organización Missing Children informó que el caso de Candela eleva a 210 la cifra de niños desaparecidos en Argentina.