Los artefactos explosivos fueron detectados el pasado viernes en un avión de UPS en el aeropuerto británico de East Midlands, al norte de Londres, y en instalaciones de FedEx, en Dubai. En ambos casos, los paquetes contenían pentrita, en concreto 300 y 400 gramos de este potente material, indicó la cadena británica Sky News. Al parecer iban dirigidos contra la comunidad judía en Chicago.