Así le definió la cantante del grupo Amaral a las puertas de la capilla ardiente. La voz fue su instrumento, porque, como el poeta, pidió 'la voz y la palabra'.