Si incluimos a los monarcas del resto del mundo, el más rico del planeta es Bhumidol de Tailandia, con una fortuna de 30 billones de dólares. Le seguirían Haji Hassanal de Brunei con 20 billones de dólares, el jeque Zayed Al Nahayan de los Emiratos Árabes Unidos (18 billones de dólares) o el jeque Abdullah Bin Abul Aziz de Arabia Saudí, con 17 billones de dólares.