Su veneno no es muy agresivo, pero en determinados casos -animales pequeños, personas mayores o enfermas- puede provocar la muerte, por lo que es importante un tratamiento médico. Viven en profundas madrigueras.