El veneno de otras serpientes superan en toxicidad al de la Víbora de Russell, pero esta especie es la que causa más mordeduras en el mundo. Su veneno afecta principalmente a los tejidos y las células sanguíneas. Su tamaño ronda el medio y medio, y se mueven por India, China, Sri Lanka, Sumatra o Borneo.