Los reptiles (iguanas o tortugas), peces y en ocasiones pájaros, son los únicos compañeros posibles para niños con alergia. Son animales con los que es complicado tener mucho contacto físico e imposible compartir juegos.