La gripe A o virus H1N1 procede de cepas de origen porcino, aviar y humano que se han mezclado de tal manera que el virus resultante no puede ser considerado como una fusión o mezcla sino que es como si fuera algo totalmente nuevo.