La victoria de Barack Obama no habría sido posible sin el esfuerzo previo de toda una comunidad por alcanzar la igualdad de derechos y condiciones. Una lucha que comenzó en 1863 y terminó en las elecciones presidenciales de 2008.