La organización como tal se creó a nivel internacional en 1971 cuando un grupo de activistas antinucleares canadienses formaron el "Don’t make a wave committee" (No provoquéis un maremoto) para protestar por los ensayos nucleares que Estados Unidos estaba llevando a cabo frente a las costas de Alaska. La primera oficina en España se abrió en 1984 en Madrid, a la que se sumó otra en Barcelona. Actualmente Greenpeace España cuenta con 100.000 socios, que son los encargados no sólo de financiar a la organización sino también de trasladar su mensaje.