Según aseguraron varios funcionarios, las muertes tuvieron lugar principalmente como resultado de inundaciones y deslaves en el oeste y sur de Haití.