Tres trabajadores estadounidenses decidieron ir en taxi al Santuario de Chimpancés de Tacugama (Sierra Leona) y pasar la tarde contemplando a nuestros primos lejanos. Al poco de llegar, un grupo de chimpancés enfurecidos se abalanzó sobre ellos por sorpresa. Los tres americanos resultaron heridos, y el taxista local pereció como consecuencia de los mordiscos, golpes y arañazos propinados por los primates.

> Galería: Los 10 animales más peligrosos del planeta