El Ayuntamiento de Avilés ha decidido modificar el sistema de reservas de la Comida en la Calle para que no haya "discriminación alguna". En rueda de prensa la concejala de Festejos, Ana Hevia, ha anunciado este martes que, al contrario de año anteriores, no se dará opción a los hosteleros de hacer la reserva antes que los ciudadanos. El evento se celebrará el 9 de abril.

"Todo el mundo tendrá que pasar por las dependencias municipales de la Casa de Cultura a formalizar la inscripción a partir del 19 de marzo", ha dicho Hevia, que ha explicado que el cambio responde al "malestar de algunas personas en las anteriores ediciones en cuanto a la obligación de consumir en determinados establecimientos".

"Una vez más digo que la comida es una comida popular y participativa. Entonces si queremos que sea popular y participativa y el ayuntamiento pone todo los medios, no se debe obligar a nadie a consumir en ningún establecimiento", ha señalado la concejala. Además, ha advertido que "no haya ningún error de concepto, la comida es una comida popular y nació para que todo el mundo bajásemos la comida y el que no quiere la puede comprar en el bar, pero obligación no hay ninguna".

Además, ha apuntado que "la hora oficial de la comida es a las 14.30 horas", por lo que si 15 minutos después la mesa reservada está sin ocupar pueden ser usada por cualquier persona que hubiera ido sin reserva. También se ha establecido que en torno a las 18 horas se va a "invitar" a quienes estén en el parque de Ferrera a abandonarlo para poder tenerlo cerrado dos horas después.

La intención del consistorio es poder abrir el espacio verde al día siguiente, no como en ediciones anteriores en las que la limpieza y adecuación del parque ocasione un cierre de "dos o tres días". Las mesas instaladas en el casco antiguo deberán empezar a recogerse a las 17 horas, según las explicaciones de Hevia, "porque hay que tener en cuenta que al día siguiente la ciudad está como si no hubiese pasado nada".