AZ Alkmaar - Valencia

AZ Alkmaar - Valencia

El Valencia desperdició el primer asalto de los cuartos de final de la Liga Europa y perdió por 2-1 en un partido en el que dominó en el juego y en las ocasiones, pero en el que sus lagunas defensivas le impidieron dejar franco el camino hacia la semifinal. El marcador fue peor que la imagen que dio el Valencia hasta mitad de la segunda parte, pero bueno si se ciñe a los minutos finales. Además, el equipo dejó claro una vez más que en cada partido es capaz de lo mejor y de lo peor y, sobre todo, ratificó la facilidad mostrada en los últimos partidos para descomponerse. El Valencia controló el primer periodo tanto por su juego como por las ocasiones de gol que fue capaz de generar el conjunto de Unai Emery. Ya en los primeros diez minutos Soldado y Jordi Alba dispusieron de sendas ocasiones claras de gol tras las que el equipo se adueñó del partido y jugó casi siempre cerca del área de Esteban Alvarado. Enfrente, el equipo holandés limitaba sus aproximaciones a los balones enviados sobre su delantero centro, Jozy Altidore, y algún lanzamiento lejano y desviado de Gudmundsson. El monólogo valencianista se reflejó en varios córners y ya en el tramo final del primer periodo en una falta muy bien lanzada por Tino Costa que el portero del AZ Alkmaar envió a saque de esquina. Todo apuntaba a que el encuentro llegaría sin goles al descanso, salvo que el Valencia aprovechara alguna de sus opciones, pero no fue así. En tiempo de prolongación, un ataque aislado del equipo holandeses acabó en un córner que Holman remató de forma excepcional para llegar el encuentro al descanso con ventaja local de 1-0: un marcador que nadie esperaba y que por lo visto hasta entonces era un castigo excesivo para los valencianistas. El conjunto español niveló el marcador en su primera ocasión del segundo tiempo. Fue en un impecable cabezazo de Topal a centro de Ricardo Costa. Los merecimientos del primer periodo no habían sido suficiente para cobrar ventaja en el marcador, mientras que la primera opción de la reanudación había restablecido el empate. Tras el empate, el Valencia no se replegó. Se mantuvo cerca de la portería rival y el meta local neutralizó una opción clara de Soldado y los visitantes reclamaron como penalti una caída de Barragán en el área del AZ Alkmaar. Mediado el segundo tiempo, el conjunto local mostró lo que no había enseñado hasta entonces y se aproximó con más frecuencia a la meta de Diego Alves, mientras que el Valencia dio un paso atrás. Así llegó el 2-1 conseguido por Martens tras una buena jugada del AZ por la banda izquierda. A partir de ese momento, el Valencia ya no fue el equipo sólido y compacto del primer tiempo. Los holandeses recuperaron el balón con más facilidad y, al final, el conjunto valenciano estuvo encerrado en su parcela. La autoridad que mostró durante setenta minutos no impidió que todo quede en el aire de cara al partido de Mestalla.