El catedrático Eduardo Bandrés cree que "hay margen para la eficiencia" sin necesidad de reducir prestaciones sociales

El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Zaragoza, Eduardo Bandrés, ha considerado esta tarde que el Ejecutivo central tiene "margen para la eficiencia" sin necesidad de reducir las prestaciones sociales.

Bandrés ha participado este martes en el ciclo 'Cambio, modernización y progreso' organizado por la Real Sociedad Económica de Amigos del País, en colaboración con la Obra Social de Ibercaja, en el Museo Ibercaja Camón Aznar de Zaragoza, donde ha analizado la situación del 'Estado del Bienestar' en España. El acto ha contado con la asistencia, entre otros, del consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón, José Luis Saz, y del Justicia de Aragón, Fernando García Vicente.

En declaraciones a los medios de comunicación, Eduardo Bandrés ha observado que en el país "vivimos momentos de consolidación fiscal, de ajustes en el gasto público que rozan o impactan directamente sobre algunos servicios públicos que llamamos Estado del Bienestar".

El también ex consejero de Economía y Hacienda aragonés ha recordado que en España el gasto social representa "el 60 por ciento de todo el gasto público", cifra aún mayor en las Comunidades autónomas, y ha apreciado que el Estado del Bienestar español "es de un tamaño acorde con nuestro nivel de desarrollo económico".

Así, Bandrés ha continuado al advertir de que existen "unas razones de seguridad económica y de equidad que aconsejan ser muy cuidadosos ante cualquier tipo de ajuste o de reforma que se pudiera hacer con el gasto social", si bien ha defendido que "hay un margen para la eficiencia" en el gasto social "sin reducir las prestaciones sociales".

"Se puede mejorar mucho la eficiencia en la gestión de los servicios públicos sanitarios, educativos o de servicios sociales en general sin necesidad de afrontar una reducción de las prestaciones", ha apreciado, para agregar que, en todo caso, los cambios o reformas en materia social deben realizarse "con consenso".

Como ejemplo ha aludido a la reforma del sistema de pensiones aprobada hace dos años por el Gobierno socialista, "que representa un cierto sacrificio para todos, con el retraso de la edad de jubilación o los nuevos sistemas de cálculo de las pensiones, pero que en definitiva permite apuntalar el sistema y consolidar la seguridad del sistema de pensiones en España" y que se realizó "consensuándolo".

De esta forma, ha insistido en que "una cuestión es reducir los gastos y otra ser más eficientes en la prestación de los servicios", por lo que antes de recortar en empleo público, ha apuntado, "lo que hay que hacer es eliminar gastos inútiles, porque hay mucho margen de mejora de la eficiencia" en sectores como la sanidad o la educación, "sin necesidad de prescindir de empleados públicos ni de reducir los sueldos".

Huelga general

Sobre la convocatoria de huelga general el próximo 29 de marzo y la reacción de los sindicatos CC.OO. y UGT ante la reforma laboral, Eduardo Bandrés ha estimado que es "hasta cierto punto comprensible por la contundencia de la reforma y por la falta de diálogo desde la que se ha abordado".

"Es una reforma de tal profundidad que es el contraejemplo de la reforma de las pensiones", ha remarcado, al comparar ambas medidas para incidir en que la reforma del sistema de pensiones se llevó a cabo "acordándola con los sindicatos, empresarios y con la mayor parte de partidos políticos del arco parlamentario".

Bandrés ha señalado que "se puede reformar el mercado de trabajo, que es muy duro y comprendo a un gobierno que tiene que tomar decisiones, pero hay otros caminos para hacer las cosas, para hacer lo mismo o parecido, pero llegando a acuerdos y consensos, por lo que la reacción de los sindicatos me parece comprensible", ha concluido.