Bar en Lavapiés

Bar en Lavapiés

El propietario de un bar del barrio madrileño de Lavapiés ha denunciado que un grupo del que formaba parte el actor Willy Toledo ha causado destrozos en su local durante la jornada de huelga general del 29-M. Estas personas, según el relato de los hechos, entraron de forma violenta en el bar La Colonia de San Lorenzo, en la calle Salitre, y rompieron sillas, mesas, vajillas y grifos de cervezas, además de proferir amenazas.

El propietario, según una copia del atestado policial, se presentó en la comisaría del distrito de Arganzuela para denunciar que hacia las 0.30 horas de este jueves, justo cuando estaba cerrando el negocio, llegó un grupo de unas 15 o 20 personas y le recriminó que tuviera abierto el bar en una jornada de huelga. Según el denunciante, trató de explicarles infructuosamente que en realidad estaba cerrando.

Entre este grupo de personas, el denunciante pudo identificar al actor Willy Toledo, quien, siempre según su versión, alentó a los demás a "causar destrozos y agredir a los presentes".

Entraron por la fuerza

El grupo entró entonces en el local "con violencia, amenazándole", y comenzó a romper sillas, mesas, vajilla, grifos y demás enseres, además de pintadas en la fachada. "Utilizaron el extintor contra los clientes y comenzaron a hacer hogueras con los servilleteros".

Según el documento, los agresores agredieron a varios clientes e insultaron al propietario, diciéndole "Eres una mierda", "cierras o te vamos a dar". Sin embargo, en el atestado no consta que se hayan producido lesiones a ninguna persona.

El denunciante también ha proporcionado a los policías la filiación de los "cabecillas" del grupo a fin de que sean identificados.

Un portavoz de la Policía Nacional ha explicado a 20minutos.es que está investigando los hechos en los que, efectivamente, "podría estar implicado" el actor. Sin embargo, no ha querido confirmar ese extremo porque será la investigación la que determine si realmente Toledo tuvo algo que ver con los hechos denunciados.

Una vez que los agentes recaben los datos necesarios, ha señalado el portavoz, serán enviados al juez de guardia para que se tomen las medidas que correspondan.