Arrastra este icono a la barra de tareas para anclar esta página
Arrastra este icono a la barra de tareas para anclar esta página
Cerrar
Cerrar
Cerrar
Cerrar
En voz alta
Blog: En voz altaRSS feed

Por Diego Caldentey 30 nov. 2013 22:59
Una vieja sentencia futbolera afirma que el árbitro nunca debe ser protagonista en el partido. Cuanto más pase desapercibido, mejor será su actuación. Vale esta premisa para los periodistas. Nuestra función es intentar observar la realidad (y contarla) desde un lugar en el que jamás debemos acaparar la escena. Pero esta vez deberán permitir una excepción.

No seré yo quien escriba sobre mí, pero sí sobre este “En Voz Alta” que hoy termina. Aquí estáis representados todos vosotros, quienes ahora leéis el presente post. Este blog nació hace un año y tres meses en Msn Noticias, como un espacio para canalizar las sensaciones  y los latidos de una parte de la sociedad en este mundo tan difícil que nos toca vivir. En este país que se ha tambaleado –y lo sigue haciendo aún- al compás de una de las crisis sociales y económicas más dramáticas de su historia.

Cuando me ofrecieron formar parte de esta maravillosa aventura en Msn (como editor, portadista, redactor y columnista) lo primero que propuse al aceptar el trabajo fue el nombre y la idea de este blog. “En Voz Alta” nunca ha dejado lugar para las medias tintas. Intentó, a veces con mayor precisión y otras con menor fortuna, trasladar a la web de noticias de Microsoft, las voces de miles y miles de ciudadanos que asisten y padecen de manera cotidiana los efectos de políticas controvertidas, de situaciones sociales angustiosas, de escandalosos hechos de corrupción, y también que son los artífices de historias anónimas y conmovedoras de superación y lucha en la adversidad.

“La lectura de la vertiginosa actualidad, con los hechos más destacados y no exentos de polémica y debate, tiene aquí su correlato, en el que tú tampoco puedes quedarte callado”, dice esa pequeña ventana a la derecha de este texto para explicar el sentido del blog. Ha acompañado cada uno de los 160 artículos escritos. 

En cada una de esas piezas, el objetivo siempre fue el mismo. Se ha mantenido inalterable desde aquel primer post titulado “La lección del profesor universitario por la subida de tasas” hasta este capítulo final. El resultado fue increíble y sorprendente: una ida y vuelta con miles de lectores que se ha alcanzado con creces. Por eso es necesario agradeceros a todos, con el corazón en la mano. Gracias por aportar, por discrepar, por discernir, por aplaudir, por rechazar, por tolerar… Tolerancia, creo que es uno de los conceptos más importantes que debe regir el camino de una sociedad lastimada, pero que sigue milagrosa y conmovedoramente en pie. Esta columna ha colmado todas las expectativas que nos habíamos trazado, no sólo por las cifras frías de los tan necesarios "clicks" (que son ineludibles a la hora de perseguir metas, porque de esto también comemos). También por las infinitas muestras de fidelidad, interés y solidaridad de muchos de los lectores, expresadas en comentarios, mails y redes sociales.
 

Por Diego Caldentey 27 nov. 2013 19:06
¿Por qué muchos de nuestros políticos nos escupen en la cara y, además de bastardearnos y pisotearnos, no toman dimensión de sus actos cotidianos? ¿O sí lo hacen, pero su cinismo y patetismo pueden más? Leo en El Confidencial que hace una semana Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta del Gobierno, se fue de compras a la 'Milla de Oro' en Madrid. La número dos del Ejecutivo eligió una excursión furtiva en su día libre por la selecta calle de Serrano y aledaños. Pero, para hacer shopping, fue en su coche, acompañada por otros dos vehículos oficiales repletos de escoltas, según informa la mencionada publicación.

¿Tiene derecho Sáenz de Santamaría a tomarse un merecido descanso y comprar ropa y artículos de lujo en uno de los puntos comerciales más caros y exclusivos de España? Por supuesto que sí. ¿Tiene sentido común y una mínima muestra de lucidez Soraya para asomar en una calle atestada de madrileños y turistas, escoltada por un un ejército de personal de seguridad y coches de alta gama que pagamos entre todos? ¿Qué diría usted, apreciado lector? 

Al parecer, según las crónicas del día, varios fotógrafos montaron guardia frente a la puerta de una de las tiendas de Serrano, para esperar a la vicepresidenta y retratar el momento en que salía con varias bolsas en sus manos. No pudieron. Los escoltas comenzaron a registrar las mochilas y enseres de los reporteros gráficos, les exigieron documentación y credenciales (¡en la vía pública!) y Soraya logró escapar de las lentes fotográficas. Lo que ocurrió es un buen aperitivo de la Ley de Seguridad Ciudadana que prepara Moncloa (recuerden, no podrán tomarse fotografías en la calle cuando haya de por medio fuerzas de seguridad o vigilancia que interfieran en la escena).

Cuando me enteré de esto, lo asocié inmediatamente a otro episodio similar. Esta vez ocurrió en Toledo, hace ya más tiempo. El propietario de una óptica que es buen amigo mío se sorprendió al recibir en su negocio a la mismísima María Dolores de Cospedal. Ya la había visto otras veces. Pero cuando me llamó por teléfono, sobresaltado, para contarme lo ocurrido, describió la situación. “A la óptica entró ella con seis custodios. Aparcaron en doble fila tres coches oficiales (de marca alemana). Cospedal compró y se fue. Pero me sorprendió semejante despliegue en fin de semana. Eran tres vehículos en caravana para una compra tan simple. Había poca gente en la calle y nadie se estaba manifestando”, me dijo mi amigo “informante”.
 

Por Diego Caldentey 22 nov. 2013 15:17
Hay diez mandamientos en la Ley de Seguridad Ciudadana que próximamente deberemos acatar a rajatabla: 1) No insultarás en la calle, 2) No te manifestarás frente al Parlamento, 3) No reprocharás públicamente las acciones de nuestros políticos, 4) No permitirás la mendicidad en la vía pública, 5) Tampoco la prostitución, 6) No captarás imágenes de policías en ninguna circunstancia, 7) No te concentrarás en la calle sin previo aviso, 8)  No agitarás pancartas agresivas contra la corrupción, 9) No “escracharás” y 10) No chillarás jamás por esta mordaza a las libertades ciudadanas.

Este último no está escrito, pero enmarca todo lo demás en la verdadera Ley, que es la del Silencio. En realidad, la iniciativa que Moncloa pensaba aprobar este viernes en el Consejo de Ministros (y que finalmente pasará a tratamiento en una semana) plantea desde el vamos al ciudadano medio como enemigo. La Ley está concebida como un coto definitivo a las protestas ciudadanas. En su interpretación, los españoles de a pie vienen a representar el “demonio” que agita las aguas, que siembra discordia y desestabiliza el sistema democrático.

La Ley saldrá adelante. De eso no hay dudas. Por ahora es un anteproyecto que debe sortear el análisis de órganos consultivos antes de desembocar en el Senado. Pero ya nada ni nadie podrá impedir su aprobación. Hace horas Mariano Rajoy acaba de decir: “El propósito de la norma es garantizar la libertad y la seguridad de todos los ciudadanos”. ¿Pero cómo no nos dimos cuenta antes? ¿Cómo, si sobran los antecedentes recientes de instituciones y fuerzas públicas que respetan las conductas y expresiones cívicas de la sociedad? La madrugada de Neptuno, los palos frente al Congreso, las detenciones compulsivas y los heridos durante la última Huelga general, las represiones en los desahucios (delante de bebés y niños) son apenas unos pocos ejemplos de los que se nos venía insinuando. Y de su propósito final.

Cuando cubrimos el pasado año para MSN la Huelga General del 14-N, a pie de calle, he asistido a situaciones lastimosas. Las manifestaciones estaban autorizadas con varias semanas de antelación, los trayectos se conocían y fueron cumplidos al milímetro, pero en Gran Vía, Plaza España y Callao he visto con mis propios ojos cómo determinados agentes sacudían a un abuelo envuelto entre los empujones y porrazos contra la muchedumbre. A mí, por tomar fotografías (que obviamente publicamos sin revelar la identidad de esos uniformados, ni sus placas ni las matrículas de las “lecheras”, porque eso obviamente no está permitido para no interferir en el trabajo de las Fuerzas de seguridad) me pidieron tres veces la credencial de prensa. De repetirlo, como está previsto en la nueva norma, mañana me denunciarían en una causa penal.
 

Por Diego Caldentey 20 nov. 2013 12:14
Es un triste aniversario. La entrada en vigor de las aberrantes tasas judiciales este miércoles cumple un año. Hoy habrá decenas de concentraciones en cientos de sedes judiciales de España, contra tamaño desatino del Gobierno. La obligación de los ciudadanos de pagar para acceder a la Justicia genera una Justicia inequívocamente discriminatoria. Sólo para los que tienen recursos, sólo una Justicia para ricos.

Acabo de colgar con Marcelo Belgrano. Es uno de los letrados más respetados en el ámbito judicial de Madrid. Fue responsable durante años del Aula Migratoria del Colegio de Abogados de la capital, y ahora ocupa el cargo de Orientador del Servicio de Orientación Jurídica de Extranjeros en ese mismo organismo. Sus opiniones causan escalofríos: “En todo este tiempo, desde la reglamentación de las tasas judiciales, hemos visto miles de casos realmente tristes. Los ciudadanos se están quedando fuera del servicio de Justicia, porque no puede llegar a todos. Eso alcanza desde a una persona a quien le sancionaron con una multa de 90 euros, y tiene que pagar 200 de tasas, o a otra que se juega cosas mucho más importantes, como un desahucio, un despido del trabajo, una carta de expulsión, o lo que sea”, me explica.

Sería un tremendo error confundir a los principales afectados por esta medida con un colectivo específico de la población. Aquí no hablamos de extranjeros, de personas con módicos recursos, de segmentos por edades o de otra índole… Somos la mayoría de los ciudadanos que hoy, mañana o cuando fuera necesitaremos tarde o temprano una justicia con acceso para todos. 

Durante todo este año, a casi 3 de cada 10 habitantes que tuvieron que resolver causas en la Justicia se les privó del derecho constitucional a la tutela efectiva de servicios jurídicos, por el impuestazo que dispuso de manera grosera y autista el ministro Alberto Ruiz-Gallardón el 20 de noviembre de 2012. Los asuntos dirigidos al orden contencioso administrativo (recurso de multas, resoluciones de la AEAT, de la Seguridad Social, de un ayuntamiento, etc) han descendido un 23% en este año, según cifras del propio Ministerio de Justicia. Para la Defensoría del Pueblo el porcentaje es mucho mayor. ¿Hay gente que vive más feliz? ¿Mejoró la situación de miles de ciudadanos? ¿Existe un funcionamiento del Estado más eficiente, que no provoca injusticias? No, por supuesto. Esa reducción de recursos de la población lo que desnuda es que la gente desiste de denunciar sus injusticias porque el bolsillo no se lo permite. 
 

Por Diego Caldentey 17 nov. 2013 23:42
Casi sin darnos tregua, de una manera encadenada y sistemática a lo largo de este 2013, los aumentos en los recibos de la luz fueron castigando con dureza la economía de las familias españolas. Pero de cara al futuro la cosa pinta peor.  Ya podemos ir preparándonos para lo que viene. El ministro de Industria, José Manuel Soria, habría dado el visto bueno para que en 2014 la luz suba otro 7%, lo que repercutirá en otros 250 euros anuales de aumento para un hogar medio.

Ya a mediados de este año un informe de Citi alertaba sobre la posibilidad de una subida adicional para el año próximo, debido a un “nuevo mecanismo automático de corrección  de desajustes en el sistema eléctrico”. Ese motivo, explicado desde una mirada técnica y fría de los expertos del sector energético, no resulta muy aclaratorio para la mayoría de los mortales. 

Intentaremos deducirlo: el déficit de la tarifa energética supera los 26.000 millones de euros en total. Cuando se habla de déficit, quiere decir que los ingresos del sistema son inferiores a los gastos que supone brindar el servicio. Cada año, en la última década, el agujero se ha ido ensanchando hasta llegar a la actualidad.

El pasado mes la luz ya subió otro 3,1%, lo que se mantendrá vigente durante todo este último trimestre. Esos aumentos no sirven para aliviar aquella cifra total por el coste de la energía, según los especialistas. Como la reducción de gastos y los recortes de las eléctricas serán muy inferiores a los previstos (1.000 millones contra los 2.700 que se habían trazado como meta en 2013) la factura de la luz volverá a dispararse.
 

Diego Caldentey

Soy periodista de vocación y puro amor a este oficio. Nací en Argentina, en 1976, pero adopté a Madrid como mi segundo hogar desde hace tiempo. He transitado interrumpidamente las redacciones de medios de comunicación internacionales desde los 18 años. Entre otras experiencias, formé parte de los staffs de los diarios argentinos La Nación y La Prensa, y de Diario 16 y el diario Qué! de España. También integré el equipo del periódico Chicago Tribune, en Estados Unidos, en 1996. Desde joven me apasiona la comunicación política y social y, como queda reflejado en este blog, no puedo evitar mi vozarrón...

La sociedad en tiempos de crisis, la odisea de un país que se debate en un contexto inédito de adversidad y todas sus consecuencias sociales y políticas también dan lugar a la esperanza, y al ejemplo de superación que miles y miles de ciudadanos emprenden día a día contra los pesares cotidianos. Como observador de la realidad, en este espacio no hay lugar para las medias tintas: la lectura de la vertiginosa actualidad, con los hechos más destacados y no exentos de polémica y debate, tiene aquí su correlato en el que tú tampoco puedes quedarte callado.

Leer más
Cerrar
Cerrar
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página

Descubre cómo anclar esta página al menú de inicio


Para anclar esta página a tu barra de tareas, solo tienes que arrastra el icono de MSN de:

  • la barra de anclaje
  • la barra de direcciones
  • la pestaña de Internet Explorer

a la barra de tareas de Windows, en la parte inferior de tu pantalla

  • Las páginas ancladas te ofrecen el contenido que más te gusta de un modo mucho más rápido

Ventajas de anclar una página


Las páginas ancladas te ofrecen el contenido que más te gusta de un modo mucho más rápido

  • Abre tus páginas favoritas de MSN sin tener que abrir antes el navegador
  • Utiliza la 'JumpList' para acceder directamente a las secciones más importantes de MSN y enterarte en tiempo real de las últimas novedades
  • Ancla tantas secciones de MSN como quieras: Noticias, Deportes, …