Las relaciones sexuales entre hombres y animales están permitidas en Líbano siempre y cuando el hombre tenga sexo con un animal hembra, ya que si ambos fueran machos el hombre sería castigado con la muerte.