Arrastra este icono a la barra de tareas para anclar esta página
Arrastra este icono a la barra de tareas para anclar esta página
Cerrar
Cerrar
Cerrar
Cerrar
Tras las cámaras
Blog: Tras las cámarasRSS feed

Por Carme Chaparro do. 16:45


En una votación histórica, la Iglesia de Inglaterra ha aprobado permitir que las mujeres puedan ser obispos. 


Imaginen, por un momento, la imagen aquí, en España. 


¿Pueden? Imaginárselo, digo. Igual que se imaginan que un día los coches volarán o que podremos teletransportarnos de un extremo al otro del planeta en apenas unos segundos, imaginen a una mujer española vestida de obispo. 


Bueno, para empezar, tendrían que poder, primero, ser sacerdotes. Servir a Dios, a la Iglesia y a los cristianos con los mismos derechos con los que sirven sus colegas masculinos. Poder oficiar misa. Poder impartir los sacramentos. Poder dirigir su propia parroquia e impartir sus sermones. 


Pero no. Las monjas españolas, como el resto de monjas católicas, ocupan el lugar más bajo en el escalafón. En nuestro país se contabilizan seis monjas por cada cuatro sacerdotes, sin embargo son una mayoría silenciada sin acceso a las estructuras de poder. Todos los cuadros de toma de decisión, todos los grupos de presión y visibilidad están exclusivamente en manos de los hombres. Y no sólo eso, ¿cuántos sacerdotes en parroquias y cuántas congregaciones masculinas tienen a monjas a su servicio para las tareas domésticas? 


En Inglaterra, desde hace veinte años, las mujeres pueden ser sacerdotes. En ese camino hacia la igualdad, se acaba de aprobar ahora que puedan ser ordenadas obispos. Antes de fin de año, tras la aprobación del Parlamento británico, se espera el primer nombramiento femenino. Australia, Estados Unidos, Canadá o Nueva Zelanda ya tienen, desde hace años, obispos mujeres de sus iglesias anglicanas. En todos los lugares se han encontrado con la oposición frontal de los sectores más conservadores tanto de la jerarquía eclesiástica como de los fieles, pero en todos, tras años de lucha, se ha conseguido la plena igualdad de las mujeres. 


Y el catolicismo, ¿a qué espera? El Papa Francisco ha dicho varias veces que uno de sus objetivos es iniciar ese camino hacia la igualdad de la mujer en la Iglesia. Pero, de momento, no se ha atrevido a dar el primer paso. 


¿Están los fieles católicos españoles preparados para que una mujer oficie misa, santifique el pan y el vino o les de la eucaristía? 




 

Por Carme Chaparro 14 jul. 2014 19:35




Te mira con cara de pena. Él te mira con carita de pena tras el escaparate de una tienda. Cógeme. Rescátame. Sácame de aquí. Y quizá tú eres fuerte, tú resistas, porque sabes que es una trampa. Pero tu hijo no. Tu hijo te tira de la mano: mamá, mamá, mamá. ¿No ves cómo nos mira? Mamaaaaaa, por favoooor.

 

Y un día cedes. Y entras en la tienda. Y le compras el perro. 



Pero esa compra por impulso es posible que acabe mal. No para ti, sino para el perro. ¿Se atreven a adivinar cuántos perros se abandonan cada día en España? Cada día. 400. Abandonados. 


Porque un perro no es un vestido o una camiseta que podamos dejar en el fondo del armario cuando no nos guste el gobierno quiere terminar con esas compras por impulso. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ultima un anteproyecto de ley que pretende prohibir la venta de animales en las tiendas de mascotas, así como su exhibición y exposición en escaparates con fines comerciales. La multa podría ascender a 200.000 euros. También para aquellos propietarios que abandonen al animal, lo maltraten, lo torturen o le produzca sufrimiento o daños innecesarios, así como utilizarlos “en espectáculos públicos o actividades publicitarias que les causen angustia, dolor o sufrimiento, o utilizarlos de forma ambulante como reclamo”.


Esa es la cruz de la moneda. Las decenas de miles de animales de compañía que sufren. Los 400 perros abandonados diariamente en nuestro país. La cara son los propietarios responsables, esos para los que un perro o un gato es alguien de su familia. Según un estudio de la fundación Affinity, uno de cada tres españoles considera que su perro o su gato es más importante que sus amigos. Y no sólo eso, tres de cada cuatro propietarios aseguran que hablan con sus mascotas y ellos les entienden. 




En prácticamente la mitad de los hogares españoles hay un animal de compañía, y en casi todos ellos se establecen sorprendentes vínculos emocionales entre seres humanos y mascotas. Maravilla lo que cuentan los más pequeños de la casa: ocho de cada diez niños de entre 9 y 12 años prefieren jugar con su gato o su perro antes que a un videojuego. Y para la mitad de los niños la mascota es la principal fuente de apoyo emocional después de los padres. Los lazos afectivos con el animal de compañía son los que mejor les hacen superar la sensación de miedo o tristeza. Además, crea en ellos una fuerte sensación de responsabilidad, al tener que cuidar del animal. 


Así que, si pueden, cómprenles un perro. O un gato. O, mejor, adopten uno. Es bueno para sus hijos. 


Pero luego no los abandonen. Porque no sólo estarán abandonando al animal. También habrán abandonado un poco a sus pequeños. 



 

Por Carme Chaparro 12 jul. 2014 12:03



El cuerpo ya está infectado, pero la persona no lo sabe. El cerebro sigue viviendo, la boca masticando y las manos acariciando, ajenos al drama que se está desatando en su interior. Tras un par de semanas sin síntomas, de repente todo estalla. Y muy rápido. En pocas horas la fiebre se dispara. El cuerpo no aguanta y los músculos no obedecen. El cerebro quiere estallar y salirse del cráneo y los intestinos queman la cavidad torácica. Tres días después decenas de llagas purulentas inundan la piel. El cuerpo empieza a sangrar hacia fuera, pero también internamente. Reventado el tracto digestivo, la sangre busca cualquier hueco -boca, nariz o ano- para abandonar el cuerpo, que apenas aguanta unas horas hasta que se desencadena un shock hipovolémico. La muerte entonces es inevitable: el corazón ya no es capaz de bombear suficiente sangre y los órganos dejan de funcionar. 


 

Y sí, siento la dureza de esta fotografía, pero así, como han leído, y así, como ven en la imagen (una de las menos "duras" de un enfermo), se muere por ébola. 


Así están muriendo cientos de personas, ahora mismo, en África Occidental. El brote de esta enfermedad, uno de los virus más mortíferos del mundo.  vive estos días una crecida exponencial, que lo convierte en uno de los más graves que se conocen. Se ha extendido ya a Guinea, Liberia y Sierra Leona. Algunos infectados logran llegar a los hospitales de campaña que han instalado las ONG's, pero otros, repudiados por las aldeas, mueren entre dolores terribles, en poblados en medio de la sabana africana, sin acceso al más mínimo cuidado médico y aislados de todos por miedo a la altísima tasa de contagio.


Así han sido prácticamente todas las muertes desde que en 1976 se documentó la primera víctima humana del ébola, un profesor congoleño de 44 años, hasta hoy. No hay tratamientos preventivos, ni vacunas, ni curas. Sólo uno de cada diez infectados logra sobrevivir. 


¿Por qué sabemos tan poco del ébola? ¿Por qué no hay una alarma mundial como con otras pandemias, como la gripe aviar? ¿Por qué en el primer mundo no nos importa ni nos preocupa? ¿Por qué no es noticia? 


¿Adivinan?


Pues porque el ébola en humanos no ha salido de África negra. Sigue confinado en un continente que no nos importa. Así que, como tantas otras cosas que quedan lejos, nos da bastante igual. ¿Y si el virus más mortífero del mundo se sube a un avión? ¿Imaginan que llegará a nuestro primer-mundo-burbuja?








 

Por Carme Chaparro 8 jul. 2014 10:20




Es una de las mayores empresas del mundo, una de las más poderosas, una de las más influyentes. En todo el planeta. Con un despliegue humano y tecnológico que casi nadie puede igualar. Pero tras esa máquina arrolladora, en su interior, hay unas víctimas silenciosas: las mujeres que trabajan en esa empresa sufren reiterados abusos sexuales. La cifra oficial dice que una de cada cincuenta empleadas ha sufrido abuso sexual. Pero la realidad puede ser aún peor: las víctimas serían una de cada diez trabajadoras, que habrían sufrido ya no sólo acoso sino una violación por parte de sus compañeros. 

Les presento al ejército. Al de Estados Unidos. Que no sólo deja víctimas fuera de sus filas, sino en su interior. Una mujer soldado tiene más probabilidades de ser violada por sus compañeros que de fallecer en combate. Pero los hombres también son víctimas de otros hombres. La mayoría de casos se silencian y encubren por los mandos militares. Un documental, La Guerra Invisible, destapa algunos de esos casos. 


Pero es algo que no sólo pasa en Estados Unidos. Aquí en España los abusos en el ejército también han sido silenciados durante años, con compañeros y superiores jerárquicos que se encubrían unos a otros. 

Hace unos días conocíamos el caso de una joven militar española que se ha atrevido a denunciar por acoso sexual a un oficial. El abogado de la chica cuenta que, desde que denunció los hechos, la soldado ha sido arrestada, "como represalia", más de seis veces, además de recibir varias faltas leves y graves que achaca a una "manifiesta enemistad y animadversión" de sus superiores. En su denuncia, la soldado cuenta que sufre los abusos de su superior desde hace cinco años, y que éste le ha llegado a decir de manera directa que debía mantener relaciones sexuales con ella. Todas sus negativas habrían llevado a multitud de desprecios, agresividad y represalias laborales. 

El Juzgado Militar de Sevilla acaba de imputar por abuso de superioridad a este oficial. Se abre ahora un proceso de investigación que habrá que ver hacia dónde conduce. 


Hace unos meses otra soldado se atrevió también a denunciar a su superior por abuso sexual. En vez de recibir el apoyo de su compañeros, lo que recibió la Capitán Zaida Cantero fueron dos meses de arresto (por un extraño cambio de fecha en una solicitud). Tras la denuncia, su expediente pasó de impoluto y brillante a lleno de tachones. Incluso se le impidió presentarse a unas pruebas de ascenso. 


Pero su denuncia fue tan consistente y con tantas pruebas que el tribunal condenó al militar (que la acosó, amenazó, tocó y vejó en público) a dos años y 10 meses de prisión por 

abuso de autoridad,  trato degradante y actos que atentan contra la libertad sexual. Sin embargo salieron absueltos otros mandos militares –todos ellos hombres- que asistieron impávidos a todos esos abusos sin hacer nada por evitarlos, haciendo además frente común con el jefe para convertir en un infierno la vida de Zaida. 


Alzar la voz en el ejército todavía es difícil. Y, en la mayoría de casos, tiene represalias. Significa incluso tirar una carrera por la borda. Pero cada vez hay más mujeres valientes. 


Gracias por dar ejemplo. 











 

 

Por Carme Chaparro 5 jul. 2014 12:04




Querido Iker,

te va en el sueldo. Dicen. Te va en el sueldo no dejar de sonreír y poner la otra mejilla una y otra vez. Incluso cuando alguien desea que tu hijo se muera. Es tu trabajo. Claro. Aguantar lo que te echen. 




Querido Iker, 

formas parte de ese puñado de elegidos para la gloria y la lapidación colectivas. Para el amor y el odio en sus niveles más extremos. Sólo tú y otros pocos cientos de personas en el mundo sufrís una presión social que el resto nunca podremos imaginar: la exposición pública de hasta el último centímetro de vuestras vidas (y de esas otras vidas que se imaginan en los mentideros) para despedazarlas como si fueran la nuestra propia. 

¿Quién de ustedes, queridos lectores, es capaz de imaginar la persecución constante de las cámaras cada vez que pone el pie en la calle, las demandas de los fans en el estadio y en las redes sociales y el run rún de miles de rumores inventados? Por mucho que lo intenten, no serán, ni ustedes ni yo, capaces siquiera de acercarse al agobio, la rabia y la desesperación que sufren cada día un puñado de personas en el mundo.

Y aún así, querido Iker, no perdiste los nervios cuando criticaron con puñaladas traperas tu trabajo en ese Mundial de Sudáfrica que terminasteis ganando. Un beso fue entonces tu respuesta. No perdiste los nervios tampoco ninguna de las veces en las que tu mujer ha sido víctima de mentiras, acosos y persecuciones. Ni cuando has estado a punto de tener un accidente de tráfico por culpa de algunos fotógrafos que entienden mal su trabajo. Ni cuando has leído comentarios muy rastreros sobre tu hijo. 

Siempre callado. Siempre discreto. Siempre con una imagen pública impecable. Recibiendo cientos de miles de felicitaciones en las redes sociales, pero también cientos de miles de ataques. Lean, señores, lean los comentarios que los odiadores profesionales lanzan contra Casillas en foros, facebooks, tuiters e instagrams. Lean y aprendan de la bajeza humana. 

Y entonces, un día, alguien desea que tu hijo se ahogue en el mar. No es la primera vez, seguro, que un odiador lanza su ira contra el niño, pero esta vez los dedos sobre el smartphone son más rápidos que tu capacidad de reflexión. Esta vez le sueltas al odiador lo que cualquier otro padre le escupiría en la cara. Lo que todos podríamos pensar. 

Pero resulta que ellos pueden insultar, amenazar y desear la muerte. Pero tú no. Claro. Tú no. 




PD: ¡Ah! y supongo que ese odiador profesional (y todos los odiadores profesionales) se quedaron en casa llorando bajo el colchón cuando ganásteis el Mundial de Sudáfrica. Que, tanto que te odian, no salieron a celebrarlo. Porque son personas cabales y coherentes, ¿verdad?

 
 
Sobre la autora
  • Carme ChaparroCarme Chaparro

    Periodista. Apasionada de la comunicación.
    Presentadora y editora de Informativos Telecinco fin de semana. ¡Sábados y domingos a las 3 de la tarde y a las 9 de la noche!
    Además: blogger de Msn.es, columnista en Mujer Hoy, InStyle y GQ.
    Experta en formación de portavoces y gestión pública de crisis.
    Y, desde hace unos meses, en el trabajo más importante de mi vida: mamá.
    Sígueme en twitter: @carmechaparro

Sobre el blog

Suena fácil. Una hora de información en directo. Imágenes, sonidos y dos presentadores en plató. Pero no todo es lo que parece. Lanzar al aire un informativo es una aventura apasionante con muchas horas de trabajo y mucha gente dejándose la piel. La ley número uno de la televisión dice que siempre hay problemas, pero lo importante es que no se noten en casa. Os invito a esta aventura al otro lado de la cámara. Encendemos el piloto rojo, el regidor da la señal, cuenta atrás y empezamos. Gracias por leerme. Espero vuestra compañía.

Enlaces de interés
Leer más
Cerrar
Cerrar
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página
  • Arrastra el icono de MSN a la barra de tareas para anclar esta página

Descubre cómo anclar esta página al menú de inicio


Para anclar esta página a tu barra de tareas, solo tienes que arrastra el icono de MSN de:

  • la barra de anclaje
  • la barra de direcciones
  • la pestaña de Internet Explorer

a la barra de tareas de Windows, en la parte inferior de tu pantalla

  • Las páginas ancladas te ofrecen el contenido que más te gusta de un modo mucho más rápido

Ventajas de anclar una página


Las páginas ancladas te ofrecen el contenido que más te gusta de un modo mucho más rápido

  • Abre tus páginas favoritas de MSN sin tener que abrir antes el navegador
  • Utiliza la 'JumpList' para acceder directamente a las secciones más importantes de MSN y enterarte en tiempo real de las últimas novedades
  • Ancla tantas secciones de MSN como quieras: Noticias, Deportes, …