Sebastian Vettel

Sebastian Vettel

"Las malas noticias son que nosotros no parecemos los dominadores; las buenas, que no hay otros equipos que lo sean". Así definía la temporada que acaba de comenzar el jefe del equipo McLaren, Martin Whitmarsh, quien afirmaba que en el Mundial de Fórmula 1 de 2012 no habrá un equipo dominador.

La primera gran prueba de la temporada parece darle la razón. La pole de Lewis Hamilton en Australia, seguido por su compañero de equipo y campeón del mundo en 2009, Jenson Button, y del francés Grosjean, abren las puertas a un Mundial más competitivo, aunque aún es pronto para saber si McLaren podrá convertirse en alternativa a Red Bull.

No hay más que ver las buenas sensaciones que está dejando además el equipo Mercedes, con Michael Schumacher al frente. El alemán demostró que aún tiene mucho que ofrecer al campeonato, marcando los mejores tiempos en el segundo entrenamiento libre de la semana, y quedando a un paso del podio en la lucha por la pole.

¿Es el final del monopolio de Red Bull?

El campeón Sebastian Vettel se mostró deseoso de comenzar la temporada y capacitado para volver a luchar por el título, pero lo cierto es que la primera semana del campeonato ha dejado dudas respecto al dominio de su equipo. La contundencia de Red Bull en las dos anteriores temporadas se ve amenazada por la igualdad manifiesta del 2012, donde McLaren, Mercedes y Ferrari deberían tomar la delantera.

Los pilotos de la escudería dominante en los dos últimos años, Webber y Vettel, han marcado unos discretos quinto y sexto lugar, mostrando una ventana de esperanza para la emoción que esperan los aficionados de la Fórmula 1.